Hace ya algún tiempo

Hace tiempo que no escribo en serio, más de dos líneas seguidas. Supongo que ha faltado tiempo.

Bueno, tiempo no. Tiempo siempre hay para todo, otra cosa es que lo aproveches más o menos, en unas cosas o en otras, Lo que ha faltado han sido las ganas; aunque a veces uno parece que escribe cualquier cosa, escribir por escribir, no es así (y hablo por mí); hacerlo sin motivación no gusta… y al final no lo haces.

Así que hemos avanzado un poco y llegado a la conclusión preliminar de que no he escrito porque no tenía nada interesante que decir. Pero tampoco es eso realmente. Porque a uno siempre le suceden cosas más o menos interesantes que pudiera contar. Otra cosa es que haya gente a la que esas cosas pudieran resultarle interesantes. Pero entonces… ¿Escribo para otros o escribo para mí mismo?

Hombre, queda muy bonito decir que uno no escribe para un público, que no lo hace para que otros lo lean sino para sí mismo… pero es evidente que sería incongruente hacer públicos esos escritos en la red si no pretendes ser leído por otros.

Por tanto, la siguiente conclusión preliminar es que no he escrito porque lo que podría haber escrito no habría resultado interesante a aquellas personas que dieran con ello en este blog. Pero… ¿Por qué? 

Pues probablemente la respuesta esté en el dicho “cree el ladrón que todos son de su condición”. Es un refrán en cierto modo peyorativo, pero viene a decirme que si a mí me aburre sobremanera cuando otra gente hace público cada detalle de su vida diaria o de sus opiniones irrelevantes sobre cualquier tema candente en las redes sociales, por coherencia debería hacer yo lo mismo. No todas las publicaciones me parecen así, pero se nota cuando alguien escribe sólo por llamar la atención.

Pero claro, si tienes una red social y la usas es porque, en cierto modo, quieres llamar la atención de tus ciberamigos, que sepan qué haces, cómo te sientes, qué te indigna… Supongo que forma parte del “otro contrato” que aceptamos al unirnos a esas redes sociales.

Pero un blog no es una red social. Bueno, lo es, pero no del mismo modo que los facebook, tuenti, google+ o twitter. Aquí escribes de forma que no spameas a nadie. Nadie queda aburrido por mis estupideces sin venir expresamente a leerlas de forma voluntaria. Es por eso que tal vez, la próxima vez que tenga ganas de escribir, para mí y para quien me quiera leer, lo haré sin pensar en “¿Y a quién le importa lo que yo escriba?”.

Deja un comentario

Querido pero tedioso verano:

Cuento las horas, pero no para que te acabes sino para que vuelva y me dejes disfrutaros.

Deja un comentario

y no te das cuenta

de que quiero que seas tú

Deja un comentario

El mensaje cristiano

Estos días me estoy llevando una serie de decepciones muy grandes. Y éstas vienen por parte de mi propia parroquia. Parece que fue ayer cuando Don Francisco llevaba adelante y con paso firme una de las mayores parroquias de Sevilla. Ahora, ni un año ha pasado desde que nuestro querido párroco tuviera que dejar indefinidamente su puesto, y el barco está zozobrando. Hacemos aguas por todas partes y lo peor es que parece que los encargados de dirigirlo todo a puerto no se enteran de cómo funcionan las cosas.

El mensaje cristiano que están transmitiendo es el de “tira la piedra primero, y una vez la víctima esté fuera de juego, ofrécele defenderse”. Otra de las enseñanzas cristianas que se están transmitiendo es la de “cercena toda idea u opinión que no se amolde a lo que tú quieres o que no provenga de quien a ti te conviene”.

Así podría seguir, pero prefiero reservar las pocas fuerzas que esta situación me está dejando para luchar de la forma más adecuada contra tamaña muestra de ingratitud, desconsideración y cristianismo muy mal entendido. Que esto sirva de desahogo y de recordatorio a mi persona, de que da igual lo que hagas a lo largo de los años, no eres nada.

Si Cristo levantara la cabeza…

1 comentario

Noticias

Veo en un diario andaluz que se recoge una noticia de la que no fui testigo directo pero como si lo hubiera sido. La noticia se acerca levemente a la realidad pero apenas consigue rasparla y hace que el lector se quede con un mensaje muy erróneo de lo que ocurrió realmente.

Esto me hace que me pregunte una vez más: ¿Qué clase de información nos llega a través de los medios? Si una información local, con tan baja repercusión y muy poco poder de lobotomizar mentes incautas es tan lejana a la realidad, ¿cómo lo será la información internacional que hace reaccionar a miles de personas, entidades, etc.?

La verdad está ahí fuera… Nadie sabe donde, pero desde luego dentro de la tele o el periódico no está.

Deja un comentario

El precio del cofrade y otras opiniones “semanasanteras”

Jueves Santo. El día grande triste de los cristianos (el día grande se supone que es el domingo con la resurrección, aunque eso muchas veces parece que es lo de menos).

Ser cristiano en Sevilla no implica ser cofrade o capillita, como nosotros le decimos. De hecho y aunque parezca una incoherencia, ser cofrade tampoco implica ser cristiano. Es por eso que defiendo que la semana santa de Sevilla hace mucho que dejó de ser cristianismo para convertirse en folclore. Folclore religioso, sí, pero folclore. Lo que importa es vestirse “de Domingo de Ramos”, pese a que Pablo de Tarso (San Pablo para los cristianos, uno de los fundadores de ésta nuestra religión) dice claramente en su carta a Timoteo, concretamente en 2, 8-10, que nos dejemos los oros y las joyas en casa y que vistamos modestamente, pues nuestras mejores galas son nuestros actos y no la ropa que llevamos. En realidad se refería a las mujeres, pero hoy día creo que es aplicable a todos: mujeres, hombres y viceversa.

Pero todos sabemos que del cristianismo cogemos sólo lo que nos interesa, y aquí meto a cristianos y a no cristianos. Por favor, todos aquellos que se quejan de los privilegios del cristianismo, que no se adueñen de nuestras fiestas. Por favor, ardo en deseos de ver a un ateo trabajando un jueves santo o un día de navidad por voluntad propia. O un domingo, que tampoco hace falta irse a fechas tan señaladas.

Demagogia barata, lo sé, pero todos podemos jugar a este juego.

Y hablando de juegos: juguemos a los economistas. Salir de nazareno en Sevilla, ¿cuánto cuesta? Pues un pico. Para empezar, si pretendes procesionar, tienes que hacerte hermano de alguna hermandad, pues ellas son las que controlan el tinglado. La más barata, según tengo entendido por mis compañeros, cofrades, es la hermandad de los Estudiantes, que te dejan ser miembro si pagas 22€ al año. Pero hablemos de casos más gordotes.

La Macarena. Ser hermano cuesta al año 60€. Como dato, añado que son unos 13.000 hermanos (ya llevamos 780.000€ recaudados). De todos esos hermanos sólo salen de nazarenos unos 3.200, pero si quieres salir tienes que pagar por tu papeleta de sitio, que cuesta 40€ (128.000€) y que si no sales da igual, los pierdes, que tu hermandad los necesita más que tú.

Más de 900.000 euros se lleva al año esa hermandad, sin contar evidentemente con donaciones y demás. Lo que hagan con ese dinero (merendolas y fiestas de hermandad entre otras muchas cosas) me la trae al pairo, pero me da que pensar.

Pero es lógico que no vas a salir en chándal; tienes que comprarte túnica (depende de cada hermandad, entre 200€ las más bastas y 800€ las de terciopelo), capirote, cintos… Por suerte la mayoría de hermandades proporcionan los cirios, las varas o las cruces.

Otros ejemplos:

San Benito: 4.100 hermanos, 25€ anuales por ser hermano. 1.400 nazarenos, 26€ por tener un sitio. La túnica y demás partes de la indumentaria: unos 450€. Por suerte, eso sólo tienes que pagarlo una vez (si no creces/engordas mucho).

Esperanza de Triana: 11.000 hermanos, 30€ anuales. Unos 2.200 nazarenos, 30€ por la papeleta de sitio. La túnica (de terciopelo) 800€.

En fin, si la gente lo paga, genial, pero como cristiano me da muchísima pena. ¿Acaso no se puede hacer penitencia sin túnicas de terciopelo? ¿Importa tanto de verdad el material del que esté hecha tu ropa si lo que quieres es hacer penitencia? ¿Acaso la austeridad y pobreza que predicaba Jesús está representada en estos dinerales? Y digo más, ¿Acaso Jesús hizo su penitencia vestido de satén y oro? ¿Porqué lo vestimos así? ¿Porqué tenemos que olvidar por completo su mensaje de pobreza?

Y si llueve, las cofradías no salen y los nazarenos se vuelven a su casa… ¿Por qué? ¿Ibas a hacer penitencia o a pasear una figura por las calles de tu ciudad? Puedes hacer penitencia si de verdad era ese el motivo por el que te vestías así. Entiendo que las imágenes son obras de arte que si se mojan se deterioran. Pero si no quieres que se estropeen pero igualmente crees que es bonito hacer penitencia ¿no puedes sacar réplicas? réplicas idénticas pero de un material más resistente, no de madera… ¿O acaso es una aberración lo que digo? No debería serlo, pues a fin de cuentas representa lo mismo. ¿Qué más da que las figuras sean de madera o de otro material? ¿No será acaso que lo que adoramos es la imagen y no lo que ella representa? Eso se llama idolatría. La gente adora y venera esas tallas como si fueran encarnaciones del propio Jesús… Y si no, que me cuenten otra excusa.

Pero en fin, sé que predicar por una semana santa acorde al mensaje de Jesús, es paradójicamente difícil, es una guerra perdida, así que sólo quiero denunciar la incoherencia y la hipocresía de esta ciudad, genialmente representada ayer, miércoles santo de 2013 cuando la hermandad de los panaderos decide darse la vuelta ante la lluvia que empieza a caer. Al darse la vuelta decide tomar un atajo hasta su iglesia. Ese atajo suponía afectar a la hermandad que venía detrás, la lanzada (a la que también le estaba lloviendo encima). Ni cortos ni perezosos, los panaderos se cuelan delante de la lanzada, la cual tenía preferencia. Pero en vez de volverse raudos y veloces, al ver que dejaba de llover se entretuvieron lo que no está en los escritos para “bailar” (qué macabro, bailar la imagen de una mujer llorando por la agonía de un hijo, o el hijo en sí mismo, crucificado y ensangrentado) y hacer del paseito algo realmente espectacular.

Da igual que sea totalmente insolidario para la otra hermandad, porque lo importante de la semana santa no es el mensaje cristiano; lo importante es que la gente vea tus pasos moviéndose al son de la música. Esto es Sevilla y aquí hay que mamar.

Al carajo ya, hombre.

7 comentarios

El triPapa adolescente

Con todo el tema de la renuncia del Papa, he estado leyendo varios libros y articulitos sobre la cúspide eclesiástica.
Que el trono de Simón Pedro ha estado corrupto mucho tiempo no es cosa nueva, pero concretamente uno de esos Papas curiosos que ha dado la historia me llama la atención: Como el nuestro, también se llamó Benedicto (IX) y también renunció (una vez). Voy a establecer un pequeño paralelismo entre este Benedicto IX y yo:

A finales del segundo milenio, cuando yo tenía 14 años, mi papá era dueño de un coche y de mi casa; tras sobornar a mi madre, me regaló la nintendo64. Muy buen regalo, sí señor.
A principios del segundo milenio, el papá de este chico era dueño de un título de conde y de la ciudad de Roma; cuando el chiquillo tenía 14 años, tras sobornar a la Curia vaticana le regala ser el Papa número 145 de la Iglesia. Tampoco está mal el regalito que le hicieron al chico…

Tras varios años en el poder, lo echan para poner a Silvestre III, Papa número 146, quien había pagado una buena cantidad para ello. No obstante sólo dura unos meses hasta que el muchacho Benedicto IX consigue pagar más aún para ponerse él otra vez como nuevo Papa, número 147 de la Iglesia. Los cardenales se estaban poniendo las botas con tanta reventa.

Se ve que este hombre no se aclaraba y al mes siguiente le entra el gusanillo de casarse, así que como el que le sobra una entrada para el fútbol: puso su asiento en venta y vendió su butaca de Sumo Pontífice a Gregorio VI, Papa número 148. 1500 libras de oro pagó Gregorio por la sillita, casi ná.
Dicen que viendo el cachondeo en que se había convertido el papado, con 3 pontífices en apenas 5 meses, uno expulsado, otro abdicando para casarse y otro comprando la vacante, se decide a reformarlo todo. Pero el que de verdad mandaba en el mundo cristiano no era el Papa: era el emperador Enrique III de Alemania. Enrique convocó un sínodo y dijo que ninguno de los tres Papas vivos (a Benedicto le volvió a entrar el gusanillo de ser otra vez Papa y estaba ahí pinchando para que le echaran cuenta) iba a ser cabeza de la Iglesia, que él elegía a otro distinto: Clemente II, Papa número 149.

Pero el pobrecillo tampoco duró mucho. En octubre de 1047 la diñaba de unas fiebres y en noviembre ya teníamos al pesao de Benedicto IX atacando Roma para ponerse él de Papa. Otra vez. Qué Papa más fatiga…

Para evitar problemas, como visto lo visto parece que daba igual quien se sentase en el trono, le dejaron para que no montase ninguna escenita, así que además de ser el Papa 145 y 147, ¡también fue el 150! ¡Qué crack! Como Messi, que llava cuatro balones de oro, pues Benedicto IX tres sumos pontificados.

Al año siguiente lo volvieron a echar y aunque lo intentó, no volvió a ser Papa por cuarta vez. Messi inalcanzable.

Deja un comentario