El precio del cofrade y otras opiniones “semanasanteras”

Jueves Santo. El día grande triste de los cristianos (el día grande se supone que es el domingo con la resurrección, aunque eso muchas veces parece que es lo de menos).

Ser cristiano en Sevilla no implica ser cofrade o capillita, como nosotros le decimos. De hecho y aunque parezca una incoherencia, ser cofrade tampoco implica ser cristiano. Es por eso que defiendo que la semana santa de Sevilla hace mucho que dejó de ser cristianismo para convertirse en folclore. Folclore religioso, sí, pero folclore. Lo que importa es vestirse “de Domingo de Ramos”, pese a que Pablo de Tarso (San Pablo para los cristianos, uno de los fundadores de ésta nuestra religión) dice claramente en su carta a Timoteo, concretamente en 2, 8-10, que nos dejemos los oros y las joyas en casa y que vistamos modestamente, pues nuestras mejores galas son nuestros actos y no la ropa que llevamos. En realidad se refería a las mujeres, pero hoy día creo que es aplicable a todos: mujeres, hombres y viceversa.

Pero todos sabemos que del cristianismo cogemos sólo lo que nos interesa, y aquí meto a cristianos y a no cristianos. Por favor, todos aquellos que se quejan de los privilegios del cristianismo, que no se adueñen de nuestras fiestas. Por favor, ardo en deseos de ver a un ateo trabajando un jueves santo o un día de navidad por voluntad propia. O un domingo, que tampoco hace falta irse a fechas tan señaladas.

Demagogia barata, lo sé, pero todos podemos jugar a este juego.

Y hablando de juegos: juguemos a los economistas. Salir de nazareno en Sevilla, ¿cuánto cuesta? Pues un pico. Para empezar, si pretendes procesionar, tienes que hacerte hermano de alguna hermandad, pues ellas son las que controlan el tinglado. La más barata, según tengo entendido por mis compañeros, cofrades, es la hermandad de los Estudiantes, que te dejan ser miembro si pagas 22€ al año. Pero hablemos de casos más gordotes.

La Macarena. Ser hermano cuesta al año 60€. Como dato, añado que son unos 13.000 hermanos (ya llevamos 780.000€ recaudados). De todos esos hermanos sólo salen de nazarenos unos 3.200, pero si quieres salir tienes que pagar por tu papeleta de sitio, que cuesta 40€ (128.000€) y que si no sales da igual, los pierdes, que tu hermandad los necesita más que tú.

Más de 900.000 euros se lleva al año esa hermandad, sin contar evidentemente con donaciones y demás. Lo que hagan con ese dinero (merendolas y fiestas de hermandad entre otras muchas cosas) me la trae al pairo, pero me da que pensar.

Pero es lógico que no vas a salir en chándal; tienes que comprarte túnica (depende de cada hermandad, entre 200€ las más bastas y 800€ las de terciopelo), capirote, cintos… Por suerte la mayoría de hermandades proporcionan los cirios, las varas o las cruces.

Otros ejemplos:

San Benito: 4.100 hermanos, 25€ anuales por ser hermano. 1.400 nazarenos, 26€ por tener un sitio. La túnica y demás partes de la indumentaria: unos 450€. Por suerte, eso sólo tienes que pagarlo una vez (si no creces/engordas mucho).

Esperanza de Triana: 11.000 hermanos, 30€ anuales. Unos 2.200 nazarenos, 30€ por la papeleta de sitio. La túnica (de terciopelo) 800€.

En fin, si la gente lo paga, genial, pero como cristiano me da muchísima pena. ¿Acaso no se puede hacer penitencia sin túnicas de terciopelo? ¿Importa tanto de verdad el material del que esté hecha tu ropa si lo que quieres es hacer penitencia? ¿Acaso la austeridad y pobreza que predicaba Jesús está representada en estos dinerales? Y digo más, ¿Acaso Jesús hizo su penitencia vestido de satén y oro? ¿Porqué lo vestimos así? ¿Porqué tenemos que olvidar por completo su mensaje de pobreza?

Y si llueve, las cofradías no salen y los nazarenos se vuelven a su casa… ¿Por qué? ¿Ibas a hacer penitencia o a pasear una figura por las calles de tu ciudad? Puedes hacer penitencia si de verdad era ese el motivo por el que te vestías así. Entiendo que las imágenes son obras de arte que si se mojan se deterioran. Pero si no quieres que se estropeen pero igualmente crees que es bonito hacer penitencia ¿no puedes sacar réplicas? réplicas idénticas pero de un material más resistente, no de madera… ¿O acaso es una aberración lo que digo? No debería serlo, pues a fin de cuentas representa lo mismo. ¿Qué más da que las figuras sean de madera o de otro material? ¿No será acaso que lo que adoramos es la imagen y no lo que ella representa? Eso se llama idolatría. La gente adora y venera esas tallas como si fueran encarnaciones del propio Jesús… Y si no, que me cuenten otra excusa.

Pero en fin, sé que predicar por una semana santa acorde al mensaje de Jesús, es paradójicamente difícil, es una guerra perdida, así que sólo quiero denunciar la incoherencia y la hipocresía de esta ciudad, genialmente representada ayer, miércoles santo de 2013 cuando la hermandad de los panaderos decide darse la vuelta ante la lluvia que empieza a caer. Al darse la vuelta decide tomar un atajo hasta su iglesia. Ese atajo suponía afectar a la hermandad que venía detrás, la lanzada (a la que también le estaba lloviendo encima). Ni cortos ni perezosos, los panaderos se cuelan delante de la lanzada, la cual tenía preferencia. Pero en vez de volverse raudos y veloces, al ver que dejaba de llover se entretuvieron lo que no está en los escritos para “bailar” (qué macabro, bailar la imagen de una mujer llorando por la agonía de un hijo, o el hijo en sí mismo, crucificado y ensangrentado) y hacer del paseito algo realmente espectacular.

Da igual que sea totalmente insolidario para la otra hermandad, porque lo importante de la semana santa no es el mensaje cristiano; lo importante es que la gente vea tus pasos moviéndose al son de la música. Esto es Sevilla y aquí hay que mamar.

Al carajo ya, hombre.

  1. #1 por María el 31 marzo, 2013 - 23:51

    Vengo de una experiencia increíble, y no me va a afectar nada de lo que pueda leer o escuchar, al menos en unos días, pero de nuevo, vuelves a pasarte. Volvería a ir a la pascua, por supuesto, pero siempre con mi ciudad por delante, y sintiendome orgullosa de ser sevillana y cofrade de verdad, y orgullosa de sentir en la semana santa, en lugar de indignarme, criticar y solo resaltar el aspecto negativo que pueda haber ante el afloro continuo de sentimientos.

  2. #2 por ktulu el 1 abril, 2013 - 14:42

    María, yo respeto tu postura y sé que opinas de la forma en que opinas porque tienes unos sentimientos y una tradición cofrade que yo no tengo, pero por eso mismo, porque estoy lo suficientemente fuera como para verlo menos subjetivamente, me reafirmo en mis palabras. Y sabes que hemos hablado de esto y que podremos volver a hablar y de hecho estoy convencido de que acercaremos posturas. Porque yo abogo por la vuelta a los orígenes (soy un hereje, lo reconozco), a la pobreza y al no hacer un espectáculo de la semana grande de mi “fe”. Y me da pena ver que hasta esto se ha economizado, que se saca dinero de todas partes y se comercia con la fe de las personas. Lutero lo denunció con sus 95 tesis, y espérate tú a ver si el nuevo papa Francisco no nos dice tres o cuatro cosas.

    • #3 por María el 2 abril, 2013 - 21:37

      Soy la primera consciente de que en la Semana Santa, así como en otros aspectos que acontecen a la Iglesia, hay muchas cosas que mejorar, pero si de verdad miras la semana santa, con ojos más objetivos que yo, (partiendo de la base de que la objetividad en el ser humano no existe), espero que también tengas en cuenta la FE, DEBOCIÓN y CREENCIAS de todos los hermanos y debotos de cristos y vírgenes. Porque desde la experiencia te aseguro que no se aguntan 13h o más descalzo, haciendo estación de penitencia, si tan solo ves en la semana santa un florclore y una forma de lucirse. No eres capaz de soportar el peso de un paso en tu cuello, y hacer levantas a pulso, si no crees que lo estás sosteniendo a Él…no llevas a tu hijo de bebé a ver una hermandad, y lo inculcas en la Fe de la misma solo por florclore…por florclore no se pide, ni se llevan cruces a cuestas, ni se hacen promesas de silecio..etc…el florclore no mueve el sacrificio, penitencia, sentimiento y deboción que recorre las calles de Sevilla en la Semana Santa.
      Te digo todo esto, más que nada proque si quieres ser “objetivo” debes de quitarte las gafas con las que llevas mirando la semana santa desde que te conozco, y empezar a usar unas que te sirvan tanto de cerca como de lejos. Hay cosas que mejorar, por supuesto, pero también hay mucha verdad en todo lo relacionado a la semana santa y los cofrades.

  3. #4 por ktulu el 3 abril, 2013 - 12:27

    María, Hay mucha verdad, desde luego, hay muchos creyentes como tú, pero caes en el error de creer que todos los que se meten debajo de un paso o hacen estación de penitencia lo hacen movidos por su inquebrantable fe. Nada más lejos de la realidad, hay de todo, creyentes y no creyentes, y como seguro que también tú, conozco muchos ejemplos. Existen muchos más motivos a parte de la fe para salir de nazareno. Mi vecino, por ejemplo, lo hace por cumplir una promesa. Su hermana, extremeña, lo hace porque la Semana Santa sevillana, para ella, es una muestra enorme de arte, no de religiosidad (ella es atea hasta la médula). Te guste o no, esta semana grande nuestra es conocida mundialmente no por nuestra devoción en la resurrección de Jesús, sino por el carácter sevillano que le otorgamos (folclórico por tanto, aunque no te guste esa palabra: http://buscon.rae.es/drae/srv/search?id=XVf5Qkw0uDXX2SOBxpVN )

    Y la muestra está en las propias fallas de las que me hablabas. ¿Crees que alguien va a estar trabajando durante todo un año para quemar después su obra si no es porque le mueve la fe en Jesús? por supuesto.

    Si quieres continúo llamándolo arte en vez de folclore, pero que sepas que es exactamente eso lo que mueve a la gente de fuera a venir a verla (a la gran mayoría, no a todos, por supuesto), el componente cultural, no el religioso. Y es eso mismo lo que mueve a muchos de los de dentro a participar en ella. Que no sean el 100% no significa que no exista esa realidad.

    Y mención a parte al comentario de que cuando levantas un paso estás levantando a Dios. Hace unos cuantos de años te hubieran quemado por decir eso. Ahora los sevillanos me quemarían a mí por decir que ese trozo de madera no es mi Dios y nunca podrá serlo. Porque Dios, se supone, hay sólo uno, no ochenta, y no está hecho por las manos de un artesano, sino por las mentes de todos los creyentes. Y si yo creyera que todas esas figuras son Dios de verdad, no permitiría que lo sacasen repleto de oro y ropajes majestuosos, pues el mensaje de Jesús no fue “adoradme y reverenciadme como al bellocino de oro”, sino que los pobres son los dueños del Reino.

    Lo siento, mi Dios no es ése. Pero cada uno con sus creencias, porque no dejan de ser eso, creencias.

  4. #5 por Carina el 8 abril, 2013 - 00:13

    Si la Semana Santa tiene algo que ver con el Cristianismo entonces no existiría en la Biblia un texto que hablase sobre el y los becerros de oro, si la Semana Santa fuera cristianismo, en el Nuevo Testamento no se recalcaría a ese Jesús que se pelea con los comerciantes dentro del templo. La Semana Santa nació en España y muy especialmente en Sevilla, por ser el principal foco de extranjeros, de “herejes” protestantes. Esta semana y toda esta tradición nació de la denominada contra reforma, como símbolo y grandeza, como contradicción y antonimia de la austeridad y vuelta al verdadero cristianismo que abogaba Lutero.

    Hoy día cada uno tiene sus motivos y sus motivaciones en la semana santa actual, pero desde luego, poco, muy poco, tiene que ver con lo que predicó aquel pobre de Jerusalén.

    Dudo mucho que Jesucristo, cuanda hablase de la fe, del sacrificio, de la voluntad, etc., se refiriera precisamente a andar descalzos, a llevar un peso en el cuello o a seguir a unas figutas prolicromadas.

    Es arte, es historia, es cultura pero no cristianismo.

  5. #6 por ktulu el 9 abril, 2013 - 11:04

    Estoy bastante de acuerdo con lo que dices, Carina. Buen dato el del surgimiento con la contrarreforma, en el concilio de Trento. Se supone que era una forma de llevar el evangelio a las calles, pero tampoco creo que pensasen esas gentes del siglo XVI que cinco siglos después estaríamos adorando a las figuras en sí, en vez de quedarnos con lo que simbolizan. Como tú dices, eso es arte, historia y cultura, aunque también creo que no ha perdido del todo el componente religioso.

  6. #7 por Ana el 24 marzo, 2016 - 01:34

    Te quieres ir a tu pueblo ya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: