El buey y la mula

De toda la vida en el portal de Belén se han colocado estos dos personajillos. Hay polémica porque el Papa ahora dice que no estaban allí.
Poniéndome tiquismiquis, tampoco estaban allí José y María, porque Jesús muy probablemente ni siquiera nació en Belén. Pero siguiendo el relato evangélico canónico tampoco había nieve, que sé que mucha gente le echa… De hecho según el relato canónico, todo esto no ocurrió en diciembre, ni siquiera en invierno: si los pastorcitos estaban pasando la noche al raso mientras sus rebaños pastaban tranquilamente (Lc 2, 8-9), mucho frío no podía hacer.
Siguiendo con los evangelios y la infancia de Jesús, por suerte para él no tuvo una infancia solitaria, pues sin duda como cualquier niño normal de aquella época tuvo varios hermanos (Mt 13, 55-56).
Y si seguimos tiquismiquis (ya fuera de los evangelios), este 25 de diciembre no celebramos el 2012avo aniversario del nacimiento, sino probablemente celebraríamos el 2017avo, pues Jesús no nació en el año 1dC, sino probablemente entre el 6 y el 4 aC.

En fin, que con cosas de la fe no podemos ponernos tiquismiquis, porque una cosa son los hechos y otra el mensaje, la alegoría y el mito. Los hechos más vale que nos den igual.

El Papa ha sido muy listo escribiendo un libro sobre la infancia de Jesús, cuando verdaderamente no se sabe absolutamente NADA. Si lo llego a saber lo escribo yo y me quedo tan ancho.

Todas las noticias que tenemos de esa infancia nos llegan por los relatos evangélicos, que además de muy breves y escuetos (Mateo lo menciona de pasada y sólo Lucas se moja un poco más imaginando la noche con los regalos de los “magos”), no son más que literatura de ficción, pues Jesús no tuvo relevancia hasta casi un año y poco antes de morir. Su infancia no le importó a nadie (porque realmente no importa) y lo que se hizo fue acomodar su desconocido pasado a las antiguas profecías, tratando de justificar así su mesianismo ante el propio pueblo judío.

Ojo, que no todo lo que dicen los evangelios es mentira, pero desde luego sobre el nacimiento y la infancia sí que es todo inventado.

Lo que realmente podemos saber de la infancia de Jesús es lo que nos podemos imaginar sobre cómo debía ser la infancia de cualquier niño judío en la Galilea sometida a la autoridad del Imperio Romano.

  1. #1 por Mer el 22 noviembre, 2012 - 21:08

    Yo me sé de la infancia de Jesús esa historia en que San José le enseña el taller a un amigo y el amigo va flipando con cada armario, mesa, silla… que resulta haber hecho Jesús. Pero mi prestigio de catequista se quedaría en entredicho si acabo por aquí, en público, el chiste xD

  2. #2 por Miriam el 2 diciembre, 2012 - 14:45

    Y ahora, ¿qué hacemos con todas las mulas y los bueyes de los belenes? ¿Tendremos que sacrificarlos?

  3. #3 por Sara J. el 22 diciembre, 2012 - 21:51

    Coincido en que es bastante absurdo ponerse tiquismiquis con cuestiones que obedecen a la religión. No había buey ni mula. Ya, ni un caganer y en muchos lugares se pone. Ni siguieron una estrella fugaz. Ni nació la noche del 24 dediciembre. Pero ponemos esas cosas en nuestros belenes y celebramos esa noche porque es la tradición, y no pasa nada.

    P. S. Rehola.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: