Tres o cuatro cosas

Hoy me he levantado con ganas de decir tres o cuatro cosas. Porque parece que uno es como es y tiene que aceptar las cosas como vengan, cuando hay otro camino distinto a esa postura cómoda. Porque es muy cómodo escudarse en que “es que soy muy tímido” o “es que no tengo mucha imaginación” o “es que si yo tuviera tu paciencia…”.
La paciencia. No sé cuantísima gente me habrá dicho que bendita paciencia la mía. El adjetivo que mejor me describe, la paciencia. Y se cree la gente que cuando alguien se pone tonto y me toca los huevos, no me entran ganas de decirle barbaridades. O pegarle una galleta. O mandarlo a tomar por culo. Pues evidentemente como a todo el mundo, a mí me cuesta trabajo contenerme, porque soy humano.

Es muy fácil saltar a la primera. A la más mínima que te digan, tirarte a la yugular. Eso es muy fácil y lo sabe hacer todo el mundo. Lo complicado es reaccionar con calma, y eso no lo hacen sólo los tres o cuatro iluminados, porque no se nace sabiéndolo; eso lleva un trabajo detrás, y ese trabajo lo puede hacer todo el mundo si se lo propone, contando hasta 10 antes de decir algo, respirando profundamente, o con la estrategia que quieras, pero puede todo el mundo.

Es verdad que no todo el mundo nace con las mismas capacidades de inicio. Es como al que le mandan construir una casa junto a un bosquecito, con árboles, piedras…; y luego a otro le mandan construir una casa en un desierto; o en una ciénaga.
Pues el primero parte con ventaja, tiene materiales cerquita, pero ahora hay que construir la casa, y para eso hay que echarle ganas, por mucha ventaja innata que tengas. ¿Y los otros? Como no tienen árboles cerca, o un suelo favorable, ¿no pueden construir una casa? Pues claro que pueden, ¿o es que no hay ciudades construidas sobre desiertos y ciénagas, y lugares incluso peores?
Todo el mundo puede conseguir lo que se proponga, pero se lo tienen que proponer y currar. Porque el que busca encuentra, pero si quieres encontrar tienes que echarle ganas y buscar de verdad.

Se lo decía hace unos días a los chavales a los que doy catequesis, que pasado mañana se confirman: Las cosas que hablamos en catequesis, las actividades que hacemos en las convivencias… Os servirán si vosotros queréis que os sirvan. Si reflexionáis, si participáis, si le buscáis sentido a estar un día entero sin usar la blackberry… Pero desde luego si haces cualquier cosa pensando que es un rollo, que no sirve de nada, que es una pérdida de tiempo… Lo acabará siendo.

Y no me vale escudarme en que como yo soy muy torpe, mejor dejo que sea mi mamá la que me haga la tarta que tengo que llevar a la fiesta, que Fulanito tampoco sabe y a él se la hacen. O como no se me da bien hablar en público, el día de la exposición del trabajo de clase digo que estoy malo y no voy, y que exponga otro. O como mi hijo tiene síndrome de Down, mejor que no juegue en los columpios porque a lo mejor se cae. Pues no. Todo el mundo puede desarrollar sus capacidades, todo es entrenable y mejorable, pero hay que proponérselo.

Esas posturas que tenemos todos los días, todo el mundo,  seguimos perpetuándolas, porque es lo cómodo. Es muy fácil quejarse de que algo no es como me gusta, pero no hacer nada por cambiarlo porque alguien vendrá que lo cambie por mí. Unos necesitarán más ayuda, otros menos, pero todos pueden conseguirlo y darse cuenta de que ser cada día un poco más autónomo es un gran paso para que tu felicidad no dependa de nada más que de que tú quieras ser feliz.

Si quieres que algo te sirva, esfuérzate por conseguirlo. Es como el que se va al extranjero a aprender inglés y se junta sólo con gente de su propia lengua. Por supuesto que es más fácil hablar el idioma que ya sabes, pero para eso no te vas al extranjero. Esfuérzate, pásalo mal, empieza comunicándote como los monos si hace falta, y cúrratelo.

Así que para terminar, aunque creas que no puedes hacer algo, inténtalo, no te rindas a la primera, levántate si te caes todas las veces que haga falta, y te digo yo que lo consigues.

  1. #1 por César el 29 febrero, 2012 - 14:37

    Paciencia…mucha paciencia

  2. #2 por avadore el 8 marzo, 2012 - 00:55

    E incluso para levantarse y recoger el cuarto, campeón.

    Pero lo que no vas a discutir es que si tenemos que comparar tu paciencia con un bosque, a ti te lo llenó de árboles, de flores y de todo, todo : )

  3. #3 por mlasida el 2 octubre, 2012 - 15:43

    Pero a nosotros nos tocó rendirnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: