Arquímedes y las velas de los barcos romanos

Esta tarde he tenido una muy breve conversación con un amigo. No sé bien a cuento de qué, mi amigo ha afirmado que Arquímedes consiguió quemar las velas de los barcos romanos que asediaban Siracusa. Yo le he contestado que si lo piensa un poco se dará cuenta de que era poco menos que imposible.

La conversación no ha ido a más, hasta que hace un rato me ha enviado el enlace a un par de vídeos, ciertamente curiosos, supongo que para demostrar mi equivocación. Aquí están los vídeos:




http://www.youtube.com/watch?v=TtzRAjW6KO0

http://www.youtube.com/watch?v=eeSyHgO5fmQ&feature=related

Para quien no esté al tanto, la leyenda cuenta que Arquímedes consiguió derrotar a la flota romana que asediaba Siracusa aproximadamente entre 212 y 214 aC., usando una serie de espejos que concentraron los rayos solares en las velas de los barcos, haciéndolos arder.

Como me he currado la respuesta y creo que a alguien puede interesarle (a mí este asunto me resulta cuanto menos curioso), aquí dejo mi reflexión:

Muy interesante, sí señor. Sin embargo sigo pensando que el hecho que se atribuye a Arquímedes es una leyenda y no un hecho en sí. Es decir, que Arquímedes incluso hasta lo pudo plantear teóricamente, pero sin duda no se llevó a cabo. Y te lo argumento desde la perspectiva física, la perspectiva historiográfica y la perspectiva tecnológica.

En los vídeos, los objetos arden a una determinada distancia del foco, siempre la misma y justo en el punto en que convergen los rayos. Fuera de ese punto, pueden llegar a arder según cómo de lejos estén de ese punto de convergencia y el tiempo de exposición al rayo, pero tardarán bastante más. Y por supuesto, contando con que los objetos no se muevan constantemente.

Suponiendo que las naves a las que Arquímedes quemó las velas estuvieran fijas en un punto sin moverse, sin oleaje que las balancease o viento que las propulsase, y que ese punto concreto en el que estaban las naves fuera casualmente el punto en el que convergían los rayos de los espejos, ¿qué cantidad de espejos debería haber usado Arquímedes para conseguir la combustión de un barco mediante simple reflexión de la luz? ¿De qué tamaño serían esos espejos? ¿Qué grado de tecnología sería necesario para colocar correctamente tantos espejos presumiblemente diminutos para que sus rayos convergieran exactamente en el mismo punto? ¿Qué tamaño debería tener la estructura para conseguir que los rayos de tantos cristales convergieran en un punto tan lejano (porque el artilugio se supone que estaba sobre los muros de la ciudad, en tierra firme, mientras los barcos estaban mar adentro a una distancia considerable para que no encallasen ni siquiera con marea baja), por ejemplo, a 100, 200, 300m de la costa? Suponiendo que la estructura no fuera fija (pues no creo que los barcos de guerra romanos hicieran cola para pasar todos justo por delante del punto en el que ardían, uno tras otro),  ¿qué maquinaria sería necesaria para mover esos espejos y enfocarlos conforme al movimiento de los blancos, “persiguiéndolos” y haciendo perfecta diana sobre ellos? ¿Qué vestigios quedan de semejante estructura? Porque desde luego el artilugio debió ser de proporciones bíblicas, pero no ha quedado nada para constatarlo.

Igualmente, ningún gran historiador de la época recoge el hecho. Ni siquiera más adelante Tito Livio o Plinio el viejo recogerán el evento, pese a que sin duda, de haberse producido debió haber sido enormemente comentado y aplaudido, ya no sólo por estos autores, grandes admiradores y comentaristas de Arquímedes y sus descubrimientos, sino por los ciudadanos de Siracusa y de toda Grecia. Sin embargo, para encontrar referencias a la hazaña hay que avanzar hasta Luciano de Samosata, quien nació en torno al 125 dC., y aunque no sé en qué año pudo escribir sobre este suceso, como pronto lo hizo 350 años después del asedio romano a Siracusa (recordamos, en torno al 213 aC.).

350 años después. Como poco. Lo cual es muchísimo tiempo.

Yendo un poco más lejos, en muchas universidades o incluso programas de televisión como “cazadores de mitos”, se ha intentado emular este experimento o algo similar, con resultados dispares (unos lo consiguen, otros no). En Almería por ejemplo, se enfocaron todos los espejos de una determinada zona de plantas solares hacia una torre, y tras varias horas, la temperatura en ese punto de la torre alcanzó casi los 400ºC. Recalco: material 100% reflectante, objetivo absolutamente estático, y varias horas de enfoque. No sé de qué material estaban hechas las velas romanas del destacamento que atacó Siracusa, pero dado que el papel arde a unos 250ºC, parece inviable que las telas llegaran a arder en un tiempo tan corto para que ningún enemigo con medio dedo de frente pudiera evitarlo.

Las condiciones climáticas y circunstanciales necesarias para que se llevase a cabo el proceso de combustión son ideales y utópicas (casi de laboratorio): un cielo absolutamente despejado; una orientación adecuada (tanto del sol en el cielo como de la ciudad, del artilugio en sí y por supuesto de cada uno de los barcos) en un momento del día y del año concretos; unos barcos absolutamente estáticos, sin oleaje, viento o marea alguna, a una distancia y una altura viables para que se produzca el “impacto” de los rayos; un ejército enemigo no-inteligente o, mejor aún,  inexistente; un tiempo de exposición a los rayos muy prolongado, con su consiguiente corrección de la posición de los espejos conforme al movimiento del sol en el cielo y su correcto enfoque de todos los espejos hacia la posición de cada uno de los muchos navíos de la flota; una tecnología de lo más puntera para el siglo III aC., acompañada por supuesto de una mano de obra muy hábil, capaz de manipular aquella titánica estructura con la precisión de un cirujano… Y todo esto contando con que las velas de los barcos romanos no estuvieran plegadas, cosa extraña durante un asedio de dos años si pretendes que tus barcos no sigan a merced del viento.

Teniendo en cuenta que Arquímedes no contaba con espejos como los que desarrollamos hoy día, sino probablemente con los escudos de cobre pulidos de los soldados griegos, cuyo grado de reflexión de la luz del sol puede que moleste a la vista pero poco más; parece cuanto menos complicado que, con todo lo comentado anteriormente, aun con tropecientos escudos perfectamente pulidos, ardiera siquiera una de las velas de uno de los barcos (cuanto menos toda una flota entera), ya que los romanos, como digo, tampoco eran tontitos.

Y ya que estamos, para terminar aplicaré la lógica: si Arquímedes realizó grandes avances en el campo de las armas de asedio, contando con sofisticadas catapultas, etc., ¿no se le ocurrió otro modo más sencillo de prender fuego a la flota enemiga que quemando sus velas concentrando en ellas los rayos del sol? ¿de verdad no eran más rápidas y efectivas las catapultas incendiarias o las flechas de fuego?

En definitiva, que hoy día y con las condiciones necesarias, seguramente pueda hacerse, pero mi opinión es que Arquímedes no lo hizo.

Ciertamente, Arquímedes no consiguió derrotar a la flota, pues los romanos no sólo tomaron la ciudad sino que además acabaron matando al gran maestro.

  1. #1 por avadore el 8 marzo, 2012 - 00:56

    Curradísimo. Me ha encantado.

  2. #2 por Francisco Lopez el 19 enero, 2013 - 23:56

    Hoy, en el canal 7 “La TV Pública” de Argentina afirmaban que Aquímedes había llevado a cabo semejante empresa. Está claro que no es Clarín el único que miente😄

  3. #3 por Aldo el 17 septiembre, 2014 - 03:27

    A fines de los 60 los manuales de la primaria (de 6to ó 7mo. grado) contaban esta historia, comentando que luego de algunos barcos quemados porque no podían acercarse a la costa, los Romanos atacaron Siracusa de noche sometiendola, y el general Romano pidió conocer a Aquímedes y le informaron que un soldado ya lo había matado.

  4. #4 por MONDO INCOGNITO el 15 enero, 2015 - 02:10

    Arquímedes era un genio, seguro que encontró alguna manera. Hoy en día la ciencia está desvirtuada, es la nueva religión. Existen evidencias claras alrededor de todo el mundo de un conocimiento superior al que se plantea. Por ejemplo,existen, estatuas de granito pulidas por encima de la precisión del pulso Humano, hoy en día solamente posibles, con máquina herramienta. Seguro que Arquímedes sabía más que tu, yo y por supuesto, todos los que han intentado enseñarme Historia. Para comprender la Historia debes indagar en muchos campos diferentes, de lo contrario estarás siguiendo ha gente que no sabe explicar procesos claros y con un campo de visión amplio por carecer de nociones en mecanizado, cantería,autómatas, CNC, geometría, construcción, arquitectura,… Por suerte ya hay muchos Historiadores que se han puesto las pilas. Nos han engañado o somos una especie que involuciona de ciento en viento y en un momento de brillantez absoluta, de repente, se embrutece hasta caer a los infiernos de la barbarie y desconocimiento. ¿como movían los bloques de baalbeck? 1200 TONELADAS señores, y ¿cómo los labraban ? escuadras ha 90% con precisiones centesimales para las que hoy en día necesitamos asistencia guiada mecánicamente en el corte. Arquímedes se reía mientras abrasaba los barcos de los idiotas que trascienden a las eras, así de sencillo. Por cierto, me apunté a la UNI para sacarme un papel pero me dí cuenta que no lo necesito porque ha algunos profesores les entraban ganas de llorar.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: