Archivos para 27 noviembre 2011

Orígenes del voyeurismo

El voyeurismo es la práctica de obtención de placer a través de mirar, espiar a terceras personas. Como es lógico, esto es más antiguo que el escupir, pero hay una leyendita por ahí que atribuye el mérito de ser el primer voyeur a un sastre de Conventry allá por el siglo XI. A este chavalillo se le conoce como Peeping Tom, Tom el mirón.

Se dice que Leofrico, que por aquel entonces era el señor de Coventry les cobraba un montón de dinero en impuestos a los habitantes del pueblo. La mujer de Leofrico, lady Godiva (Godgifu en anglosajón, regalo de Dios), con un corazón un poquito más grande que el marido, le dijo que bajase los impuestos, y el marido le dijo que bajaría los impuestos cuando ella se paseara desnuda a caballo por el pueblo.

Pues nada, la tía ni corta ni perezosa aceptó. En el pueblo se corrió la voz y acordaron ante el gesto de su señora que se encerrarían en sus casas con las ventanas cerradas para no ver la desnudez de su gentil señora. Así que lady Godiva se paseó por el pueblo en pelotilla sin que nadie la viera. Nadie salvo el sastre, Peeping Tom, el primer voyeur de la “historia”.

Anuncios

2 comentarios

Jeff Waters, Annihilator, una anécdota

El tío vino hace pocas semanas a dar un clinic de guitarra. Es un personajazo y te hartas de reir con él. Bien, pues ha colgado en su facebook un video de un concierto que dio en Japón en el 93, y acompañando al video ha escrito la historia de aquel concierto, y la verdad es que es muy curiosa y me ha hecho muchísima gracia. Os la copio junto con el video (una buena versión del Hell bent for leather de los Judas). En los comentarios lo he traducido al español para quien no entienda demasiado inglés.

JEFF WATERS: Cool stories about this one!
1) It was against the law to dive into the crowd in Japan at that time (Breakin the Law?!?!)
2) Second, the end of this, I almost died of suffocation from a few thousand fans all trying to get to one place at the same time: to me! Stupid… maybe that is why they had that law? DUH!
3) Thirdly, the guy who grabbed my guitar at the end of this video was
my guitar tech. But he was also the guy on the back of the Alice In Hell record cover. He ended up being the Tour Manager for Nickleback, years later.
4) The guy standing on stage to the left, when i dove into the crowd, was my manager. He had, in his waist pack, all of the Japan tour’s money. A lot of money. He had to make the decision to jump in the crowd and save me OR to stay on stage with the money: He chose the money!
5) The bassist was supposed to have been our long-time bass player Wayne Darley. But because he had a criminal record, they would not let him into Japan (Duh!) We did not know about it. So our guitar player Dave Davis filled in on bass on that tour. He did great, considering he had one day to learn the whole set on bass! And even more difficult, I had to learn how to play all the 2-guitar parts, on one guitar. Didn’t sound that great and a lot of mistakes, but we did it!
6) I was in great shape physically ! hahahaha!

5 comentarios

Los calcetines de Hitler

Las noches del sábado al domingo son un paraíso para el insomne. Pones la radio, la ser, y con Milenio 3 y Ser Historia tienes para dar vueltas en la cama hasta las 6. Hace algunas semanas, entre sueño y sueño escuché en Ser Historia que estaban hablando sobre Hitler, y recuerdo que me pareció muy curioso.

Decían que estando los rusos a pocos kilómetros de Berlín, con la guerra ya casi perdida para los alemanes, Hitler temía muchísimo que le convirtieran en un monoferia, que le enjaularan y le pasearan por las ciudades como al monstruo que era. El día antes de morir se entera de que Mussolini ha muerto y escucha por la radio que con su cuerpo están haciendo barbaridades, colgándolo de una gasolinera y haciéndole de todo, y Hitler pensó entonces que hasta aquí hemos llegado.

Su piloto personal le dice que tiene gasolina y puede llevarle en avioneta con los árabes, que tanto le aprecian y aprueban su filosofía antisemita. Pero Hitler le dice que no, que esa gasolina la guarde, porque la necesita para quemar sus restos y que nadie pueda encontrar ni siquiera un hueso suyo para profanarlo.

Así pues, Hitler y Eva Braun, en el búnker donde pasaron refugiados sus últimos días, se preparan para quitarse la vida con veneno y un par de balas en sendas pistolas. Toman una pastilla cada uno y Hitler se pega un tiro en la cabeza. El cianuro actúa rápido y Eva cae incluso antes de poder autodispararse. Y sus restos son quemados.

Todo esto lo presenciaron bastantes testigos. Algunos cayeron en manos americanas o británicas y fueron al juicio de Nuremberg. Otros cayeron en manos soviéticas y estuvieron varios años siendo interrogados.

Stalin llega al poco tiempo al búnker y pregunta por los cadáveres, a lo que le dan los pocos restos de huesos que quedan. A la policía secreta le parece que eso y nada es casi lo mismo, que lo suyo es mostrar una fotografía del cadáver reconocible… Y si no es el de Hitler pues el de uno que se le pareciera mucho. Así que buscaron por Berlín y encontraron a alguien que daba el pego (el cadáver, o mataron al tío, eso no se sabe). Lo vistieron para que diera más pego y se dispusieron a presentarlo en sociedad.

Pusieron el cuerpo entre las ruinas y escombros de Berlín y todos los periodistas se hincharon a hacerle fotos. Y mira qué curioso, que en Estados Unidos estaban un poco moscas con lo del cadáver, y uno de los periodistas que allí estaba echando fotos pensaba “pero si los prisioneros alemanes que tenemos capturados aseguran que los restos de Hitler los quemaron, que ellos estaban presentes, que estuvieron allí mientras el cadáver ardía… ¿cómo puede ser que ahora esté aquí esto?”; así que examina el cadáver minuciosamente y se encuentra con que en los pies descalzos lleva unos calcetines, ¡y que los calcetines están zurcidos!

Claro, el periodista rápidamente comenta con cierta algarabía que había que ver a Eva Braun zurciéndole los calcetines a Hitler, quien reciclaba sus calcetines rotos cuando los rompía… Sí, enseguía. Aquello cantaba tanto a fake que los rusos tuvieron que recular; a alguien de la secreta soviética se le caería el pelo por no haber caído en el detalle de los calcetines, y rápidamente retiraron las fotos.

Una de las leyendas urbanas más extendidas es que Hitler logró huir nada menos que a Argentina… Pues ya sabemos que no, aunque no haya fotos del verdadero cadáver, el cual esperamos que antes de ser quemado por lo menos llevase unos calcetines bien nuevecitos.

Deja un comentario

Mínimas nociones legales

Un primo mío se ha indignado porque le han multado. Cómo no, la culpa la tiene el sistema y no él. Ha escrito lo siguiente en facebook:

Ajá!! Como soy madero y hoy todavía no he pegado pagando mis miedos y cobardías con nadie… Ajá!!! una fila de 5 coches… a ver a ver… mmm.. este blanco es muy antiguo y mas feo que el resto, seguro que su dueño tiene menos pasta que el que se estaba bañando… Pues bien! estará mucho mejor si le clavo 170 pavos de grúa mas una multa de 70 pavos por estacionar en un barrio donde hay mas de 60 coches aparcados encima de la acera!!! Y NO PASA NADA!! SOY MADEROOOO!!! SOY INTOCABLE!!

Cada día me da mas vergüenza decepcionante cargada de asco las jerarquías de este país!!!

Me da penita que haya gente así, que achaca las cosas que le ocurren a que hay gente malintencionada por el mundo que sólo van a putear y a joder a la buena gente (que comete infracciones, pero eso es irrelevante para mi susodicho). La verdad es que nada más que le hablo cuando escribe algo de este tipo y me pongo a corregirle, pero es que aunque no sirva de nada, no me puedo callar y le he comentado que la próxima vez aparque bien y verá como no le multan. No le ha sentado muy bien, aunque he sido muy correcto en mi mensaje. Qué raro, que les intentes dar otro punto de vista y no lo acepten…

Porque da igual que haya 60 coches mal aparcados, o mil millones de coches, o sólo el tuyo. Si tú aparcas mal, te pueden multar igual que pueden hacerlo a los 60 coches restantes. Me hace gracia, porque lo cuenta como si el policía hubiera ido a putearle concretamente a él, mientras los otros 59 coches seguro que son propiedad de 59 coleguitas del poli y por eso no les puso ninguna multa.

El otro día se me quejaba una amiga de que en clase le habían llamado la atención por estar con la blackberry, cuando toooda la clase, según ella, también estaba con el cacharrito y a los demás no les dijo nada. Pues si tú no hubieras estado chateando en clase no te habrían llamado la atención. Si mi primo hubiera aparcado bien no le habrían multado, pero si haces las cosas mal te arriesgas a que haya consecuencias. Pero la gente sigue pensando eso de “uf, está prohibido aparcar, pero como hay otros 4 coches ya aparcados, voy a dejar el mío también, que seguro que no pasa nada”.

Pero claro, lo mejor y más justo es que aparques mal y no te multen. Que como hay más gente saltándose las leyes, que no multen a ninguno y listo. Así el mundo sería un lugar mucho mejor, sin policías fascistas que hicieran cumplir la ley.

Y ya que estamos con derecho, estos días se está llevando a cabo el proceso a los acusados por la muerte de Marta del Castillo. Los hijos de puta no sueltan prenda de dónde pueden estar los restos, y no lo van a decir. Y si no lo van a decir es porque algo aún mas gordo se les podría venir si encontrasen el cuerpo.

Muchas veces la gente dice “8 años de condena por homicidio??? las leyes son muy blandas, por lo menos 30 años, que para eso es un asesino!!”. Pero ojo, que no es lo mismo el homicidio que el asesinato. Para que un homicidio sea considerado asesinato, la finalidad de la agresión tiene que ser la muerte de la víctima. Para eso tienen que darse al menos una de estas circunstancias: que hubiera premeditación (que estuviera planeado de antemano), alevosía (que el agresor propiciara una situación ventajosa para él para llevar a cabo la muerte de la víctima), o que hubiera un pago o una recompensa de por medio.

O sea, que si en una discoteca te peleas con un tío porque te derrama un cubata encima, le das un puñetazo y el tío muere del traumatismo, como no ha habido premeditación, ni alevosía ni recompensa, es homicidio y no asesinato. Cosa distinta sería que cuando el tío estuviera de espaldas le arrearas con una piedra; ahí sí hay alevosía porque has esperado a que las condiciones fueran favorables, que no se pudiera defender, etc.

Si encuentran el cuerpo de la chica es posible que consigan detectar ADN de alguno de los acusados (además de Carcaño, que ese es a parte porque ya ha confesado el homicidio), lo cual les imputaría. O si se comprueba que hubo violación, que se le dio un golpe por la espalda, que estaba atada, que hubo ensañamiento… Los acusados pueden pasar de penas “bajas” a penas ya muy considerables, según los agravantes como los que he mencionado.

Por eso no van a decir donde está el cuerpo, porque no les conviene que lo encuentren.

Por cierto, ya que hablo de cuestiones legales, hay un término que usamos a menudo y en realidad creo que está algo confuso: ensañamiento.

Un hombre mató a su padre dándole 38 puñaladas, y el juez consideró que no hubo ensañamiento. Todo el mundo se echó las manos a la cabeza. “¿Cómo no va a haber ensañamiento? si le ha dado 38 puñaladas!!!” Ya, pero el ensañamiento es prolongar innecesariamente la agonía, sin que sea necesario para la muerte de la persona. Es decir, que si le das una puñalada en el pecho, y para asegurarte de la muerte le das otra en el cuello, y una vez el hombre muere le das 40 puñaladas más, no es ensañamiento. Cosa distina es que le cortes primero un brazo, luego una pierna, luego…

3 comentarios

Vuelta a los orígenes. End of an Era

El otro día estuvo de visita un primo de Madrid con el que comparto gustos musicales. Como él está siempre al día de música nueva que va saliendo, siempre que viene él me enseña canciones o grupos que yo no conocía, y yo le enseño a él a tocar alguna canción con la guitarra.


Esta vez, él me pedía recomendaciones a mí, porque estaba un poco estancado, y la verdad es que yo también. Hace tiempo que no descubro ningún grupo que me llame la atención, así que he vuelto a mis orígenes.
Buscando en youtube he visto conciertos completos (en un mismo archivo de hasta incluso 3 horas) de grupos que casi había olvidado.


Running Wild salieron de mi reproductor mp3 hace ya años para dejar hueco a la nueva hornada de descubrimientos. Blind Guardian también salieron, como Mastodon o Circle II Circle.
Y uno de los primeros en salir fue Nightwish, y es precisamente el grupo que estoy redescubriendo ahora.
¡Qué buenos eran! En youtube tenéis este dvd que así lo confirma.


1 comentario

Apellidos y transfusiones de sangre

Últimamente me estoy dando a aunar en un mismo post varios temas a priori inconexos. Me dispongo a hacerlo de nuevo.

Todos tenemos apellidos que nos dicen a qué familia pertenecemos. Eso es así desde hace la tira de tiempo, pero muchas veces el apellido en sí era casi un cero a la izquierda. Por ejemplo, el apellido de la reina Isabel la católica… Es la tataranieta del primero de la dinastía  Trastámara (Fundada por Enrique II en el s. XIV), que es una rama menor de la casa de Borgoña (s.XI), que a su vez es una rama de la dinastía más importante, los Capetos (fundada por Hugo Capeto en el s. X, de la que son descendientes entre otros el Rey Juan Carlos y la Reina de Inglaterra), que a su vez tiene su origen en la dinastía Robertina (fundada por Roberto “el fuerte” allá por el siglo IX)… Y así se puede seguir todo lo que queramos, ¿pero el apellido de Isabel la católica cuál es?… Pues pocos lo saben, si es que hay alguien que lo sepa.

Y lo mismo pasa con Antonio de Nebrija, que era Antonio Martínez de Cala, pero por ese nombre no le conoce nadie.

La cosa es que antiguamente el apellido a menudo se desdeñaba y se tomaba después del nombre un apodo que hiciera referencia a alguna característica de la persona, su oficio o el lugar de nacimiento… Hasta que llegó el cardenal Cisneros.

Este hombre, entre otras cosas (regente de España antes de la venida de Carlos V, fundador de la Universidad Complutense de Alcalá de Henares-Madrid…), fue Inquisidor General de España. Casi nada. El tío mandaba y bien, y en 1501 instituyó la obligatoriedad de que todo el mundo tuviera nombre y apellido fijo, legado por el padre. Así se evitaba que hermanos hijos de un mismo padre pudieran tener dos “apellidos” distintos. Y es que la Inquisición, que empezó a llevar un registro meticuloso de las prácticas y aficiones de todo habitante mayor de 14 años (12 si eran niñas) no lo tenía nada fácil con los sobrenombres que gastaba la gente. Así es imposible espiar a nadie sospechoso de herejía. Y de ahí viene que a partir del s. XVI la gente vaya con su apellido en regla.

Y es que la inquisición se las gastaba. Es curioso que buena parte de los inquisidores generales eran arzobispos de Sevilla…

En concreto hubo un inquisidor general, unos 20 años antes que Cisneros, cuyo nombre es recordado con escalofríos. Torquemada. De él se dicen muchas cosas, algunas ciertas, otras exageradas… Pero lo cierto es que se dedicó en cuerpo y alma a la investigación herética y la persecución antisemita. Para ello, si había que inventarse crímenes horribles, como el del santo niño de la guardia (niño pequeño supuestamente crucificado en viernes santo en un ritual hecho por judíos), se inventaba y se torturaba a los sospechosos hasta que confesaban que eran “culpables”. Así la represión a los judíos se acogería con ganas, sabiendo que eran culpables de crímenes tan horribles. Además, con esta pequeña ayuda propagandística, tal vez su propuesta de expulsión de los judíos de España que promulgaría poco después tendría mejor acogida. Es similar a la manipulación que se hace desde los medios de comunicación para alterar la visión y percepciones de los teleespectadores sobre algún suceso en particular a través del miedo a la amenaza del extraño. Solo que allí se hacía a lo mamporrero.

Pues a Torquemada lo nombró Inquisidor General el propio fundador de la orden de la inquisición y rey de Aragón, Fernando II el católico. Pero es que el propio papa lo ratificó honoríficamente como Gran Inquisidor de España. Este papa eligió para sí un nombre ciertamente irónico: Inocencio VIII.

Muy inocente fue, sin duda, cuando para curar su enfermedad decidió junto a sus médicos que lo mejor era hacer una transfusión de sangre. Pero no de cualquier forma ni cualquier sangre: La sangre de 3 niños de 10 años, y por vía oral. El experimento como es lógico, acabó mal, con la muerte de los 4, los tres niños inocentes y el papa, que dejaría tras de sí el primer intento de la historia de una transfusión sanguínea. Posteriormente saldría elegido el papa Borgia, que la lió en gordo, lo cual está relacionado con el post anterior…

4 comentarios

Los indignados y la hoguera de las vanidades

Yo opino que todo es cíclico, desde el curso de los días y las noches, las estaciones, todo. Pues parece que hasta algunos acontecimientos se repiten, como el famoso “movimiento” de los indignados.

Hace mucho tiempo, en una ciudad muy muy lejana llamada Florencia, ocurrieron un montón de cosas relacionadas con el renacimiento cultural y político occidental. En el momento del apogeo florentino, muchas caras renombradas se daban cita por sus calles, como Miguel Ángel, Leonardo, Botticelli, Maquiavelo; mientras, las importantes familias como los Pazzi o los Orsini disputaban el poder a los Médici, quienes supieron sacarle jugo a los buenos haceres con la banca para dominar Florencia.

Lorenzo de Médici, El Magnífico, representaba la rimbombancia. Amante de las artes y el lujo, llevó a Florencia al cénit cultural. Claro que para ello era necesario el despilfarro, algo de moda durante la época y que ahora egoistamente casi agradecemos, pues si no nuestras ciudades y museos actuales serían bastante más pobres, pero que por aquel entonces simplemente acrecentaba las diferencias entre las riquezas de unos y las pobrezas de casi todos.

Una corriente mucho más austera estaba encabezada por Girolamo Savonarola. Este religioso se ganó a su público en sus sermones, entre otras cosas por sus predicciones casi proféticas. Claro que toda esta lucha por promover la austeridad  no resultaba cómoda para las altas esferas, tanto laicas como confesionales. A los papas los traía fritos. Inocencio VIII y Alejandro VI fueron blanco de sus discursos que promulgaban pobreza.

En 1494, los Médici son expulsados de Florencia a la llegada de Carlos VIII de Francia, que va a Nápoles a reclamar tronos cuando Savonarola lo proclama “nuevo Ciro”, que liberará al pueblo de la ostentosidad de los Médicis. Savonarola es erigido líder y pone en práctica sus teorías, y lo hace a través de hogueras donde quema desde libros prohibidos a espejos o perfumes (de ahí lo de hogueras de vanidades). La imposición de la vuelta a las costumbres sencillas, al vestir sin lujos, a privar de excesos al pueblo, provocó que unos cuantos se indignaran.

Y aquí están, los indignados, pero no del 15-M, sino de Florencia en el siglo XV. Claro, que allí no eran indignados sino “arrabbiati”, y salieron mal parados… ¿Está pasando lo mismo con los indignados del siglo XXI?

Pero bueno, para concluir la historia, Cuando muere el rey de Francia, que era el gran aliado de Savonarola, al papa Borgia se le hinchan los huevos y manda a la ciudad un dispositivo especial que acaba por quemar vivo a Savonarola en la plaza de la señoría. Y allí se puede ver aún una placa en el suelo en el sitio donde se levantó su hoguera, que no fue de vanidad sino de austeridad.

Deja un comentario