Estoy malito, como un niño chico

Es lo peor. Te sientes tan vulnerable… Todo te duele. Ayer me dolía hasta tumbarme en la cama, que apenas pude dormir entre la fiebre y el dolor que sentía en todas y cada una de las posiciones en las que intentaba acurrucarme. ¿Y qué te tomas? ¿Ibuprofeno para la inflamación? ¿Paracetamol para la fiebre? ¿Las dos cosas? A mí es que las pastillitas éstas me dan yuyu, que tú sabes que las carga el diablo. Al final ni una, ni otra, ni las dos a la vez: una vez una, otra vez otra. Y si tienes la garganta sensible, y mocos en el pecho que quieres largar, mucosan, que por lo menos está rico, pero sigue siendo porquería farmacológica. Y espérate que no te salgan llagas en la boca por la fiebre, que entonces tendrás que tomarte aftasone o algo de eso… Tantas cosas no pueden ser buenas.
Pero lo principal es que no sé qué hago estando malo en verano. Menos mal que alguien viene y me lee el Silmarillion para que me entretenga

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: