Aceptando la derrota

Contexto: el hermano mayor, sentado en el sofá, ve venir a su hermano menor (el cual grita un montón cuando habla por teléfono, heredado del padre…), que coloca el teléfono inalámbrico en su cargador.

Hermano mayor. -Papá te ha dicho no sé cuántas veces que no llames a móviles desde el teléfono fijo, que sale muy caro y para eso tienes tú un móvil.
Hermano menor: -Yo no he llamado a móviles
-¿Seguro que no?
-Seguro
-O sea que has llamado a un fijo
-Sí
-¿Y no te parece un poco raro llamar a alguien a su casa y preguntarle dónde está?
-…
-¿O es que te has confundido y querías decirme que SÍ has llamado a un móvil?
-…Bueno, pero no he llamado todo el rato al móvil, ha sido para saber si llamar a su casa o no
-O sea, que has llamado primero al móvil un momentito y luego ya a su casa, ¿No?
-Sí
-Vale, vamos avanzando. ¿Y por qué la conversación ha acabado con un “cuando llegues a casa dame un toque y te llamo”?
-…Bueno… Pero ha sido un momento, y no lo hago casi nunca.
-Ea, pues ya está.

Mentir no sé, pero pillar mentiras, y a mi hermano en particular se me da de muerte.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: