Las percepciones

La gente dice que las personas ciegas tienen el oído más desarrollado, y el olfato. Y si pierdes alguno de los sentidos se te agudizan el resto… O sea, que si yo mañana me quedo ciego, dentro de 6 meses tendré un oído cojonudo. Yo digo que no, que el cerebro no se desarrolla en función de las cosas que se pierden o que no se tienen, sino que tiene una serie de recursos a disposición del cuerpo, y esos recursos se aprovechan de la forma que se crea más adecuada.

·En el coche cuando nos perdemos y nos estamos estresando apagamos la radio, cuando nos queremos concentrar en algo fijamos la mirada o directamente cerramos los ojos…

El cerebro es un ordenador, y los sentidos son hardware que se conecta por usb. Mi ordenador (mi cerebro) tiene 20 puertos usb para conectar lo que me dé la gana, de los cuales 10 los emplea en conectar la vista, 4 en el oído, 3 en el olfato, 2 en el tacto y 1 en el gusto (por poner una suma más o menos aproximada proporcionalmente). Vamos por partes:


·Si yo mañana me quedo ciego, tendré 10 puertos usb libres para conectar lo que yo quiera. Evidentemente, si mi oído es una mierda, por el hecho de tener 10 entradas libres no se va a convertir en un superoído con 14 conexiones. Si mi olfato se podía aprovechar más, pero la saturación de sentidos se lo impedía, lo más seguro es que ahora perciba mucho más los olores. El tacto que apenas lo usamos (mentira, será que apenas lo aprovechamos) lo empezaré a notar un montón. Vamos a hacer el típico experimento de niños chicos. Cerramos los ojos durante 30 segundos. Venga, ciérralos y ahora sigues leyendo.

29… y 30. Para empezar, hemos escuchado bastantes cosas que mientras mirabas mi boníta página no le echabas cuenta. Seguro que hasta has notado el tacto de la silla con tu culete o el olorcillo de la ensalada que está haciendo tu madre. Lo que ocurre es que la vista que ya no tengo ahí consumiendo recursos, permite que mi cerebro se centre en otras cosas.

·¿Porqué cuando me pongo la ropa fría en invierno, a los 10 segundos ya no la noto fría? “Porque nuestro cuerpo la calienta”, dirán algunos… Hombre, no seré yo quien ponga en duda el poder calentador de un cuerpo humano a 36,5ºC (ver foto de un poco más arriba), pero creo que no, que el proceso no es tan rápido. Osea, que evidentemente la ropa se empieza a calentar al contacto con nuestro cuerpo (igual que nuestro cuerpo se enfría al contacto con nuestra ropa gélida en 18 de enero), pero no es la explicación; nosotros ya no la notamos fría porque el estímulo ya no es nuevo.
Nuestro cuerpo se cansa rápido de los estímulos antiguos, quiere novedades, quiere nuevas emociones, y el contacto con la ropa estaba bien hace 5 segundos, pero ahora ya no le interesa y se centra en otras cosas. Hagamos otra pruebecita tonta. Sin mirarte ni mover la pierna, intenta poner la punta de tu dedo índice justo en el borde de tu calcetín, donde termina el algodón y empieza tu pierna.

Si no llevas calcetín porque estás en sandalias o en chanclas… Pues sin mirar y sin mover la pierna, toca la tira que tengan. Sin hacer trampa es posible que lo hayas conseguido a la primera, pero es casualidad; lo normal es que tengas que tantear, que te hayas desviado un poco más arriba, un poco más abajo… Y eso que cuando te pusiste el calcetín esta mañana notaste perfectamente hasta donde llegaba.


¿Por qué nuestro tacto deja de enviar información al cerebro tan rápido? Pues no es que deje de enviarse esa información, es que a nuestro pc-erebro (o mac-erebro si eres pro manzanitas) al ratito no le interesa consumir recursos en eso, y prefiere dedicarse a percibir otras cosas, pero la información no para de enviarse. Es como cuando salimos de un concierto y nos pitan los oídos. El pitido está ahí desde el principio del concierto, pero sólo nos damos cuenta ni entre canción y canción, ni a la salida siquiera, sino cuando llegamos a casa, porque es cuando dejamos más desocupada nuestra computadora cerebral.


·¿Por qué con la vista no ocurre eso? ¿Por qué aunque miremos fijamente a la pared durante un rato no dejamos de verla? Se supone que nuestra mente se debería cansar de tanta pared…
Pues sí, y se cansaría si dejásemos de mirarla, pero para eso están lo que se conoce como movimientos microsacádicos. El ojo, aunque no nos demos cuenta o no queramos, se mueve constante y subcosncientemente de forma aleatoria. Cuando miramos la pantalla del ordenador, vemos que nuestra vista se mueve a saltitos por las palabras. Eso no es, eso son las sacadas normales. Las microsacadas es una cosa totalmente diminuta a la percepción, a una velocidad brutal, pero es justamente lo que hace que nuestro cerebro no se aburra de lo que vemos, proporcionándonos regularmente imágenes casi idénticas, pero distintas, impidiendo que nos quedemos ciegos cada vez que nos quedamos en la parra mirando al infinito.

Conclusión… Que son las 3 de la noche y no tengo sueño… Y me estoy perdiendo el Celtics-Lakers!! Ahí sus quedáis.

  1. #1 por ktulu el 14 junio, 2010 - 13:22

    ganó Celtics…

  2. #2 por Iræ el 18 junio, 2010 - 20:36

    Eres un genio O___O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: