¿El cordero de Dios?

Siguiendo un poco la linea del post anterior…
Siempre digo que los niños pequeños se plantean más cosas que los grandes. En las catequesis pasa esto, que los de comunión participan y se involucran muchísimo, y los de confirmación por por lo general pasan tres kilos.

Pues bien, preguntaba ya casi al final una niña de 8 años, que por qué se dice en la misa eso de “cordero de Dios que quitas el pecado del mundo”. ¿Por qué se dice que Jesús murió por nuestros pecados? Pues por si alguien más se lo pregunta, yo le contesto:

Sabéis que se dice que la magnitud de una ofensa va en base a la magnitud del ofendido. En matemáticas diríamos que es directamente proporcional. No es lo mismo pegar una patada en los huevos al presidente del gobierno, que a un policía, que a tu vecino. Por consiguiente, la compensación también es mayor.

En el caso del pecado, el ofendido es Dios, por tanto la deuda con él es infinita. Tanto es así, tan gordo es el asunto, que es el propio Dios quien se hizo hombre y murió para saldar esa deuda por los pecados de toda la humanidad. ¿Es un poco enrevesado? Es la explicación que da San Anselmo, creo, y que está un poco desfasada, pero a mí me gusta mucho. A los niños ahora se les dice que el hombre al pecar daba la espalda a Dios, por lo que Dios se hizo hombre en Jesús y llevó su fe hasta el final. Jesús confiaba tanto en Dios que llegó incluso a dar su vida para que los hombres tuviéramos el regalo de la fe. Ése es un gran regalo, que como todos los regalos, tú los aceptas o no, eso ya es decisión tuya…

A mí las explicaciones para los niños me gustan, pero será que no me convencen, que prefiero la otra, así que la concluyo: Los judíos, pecadores ellos (como todos, no porque sean ellos más) se reunían en el templo y allí entregaban a Dios un cordero, sobre el cual depositaban simbólicamente los pecados del pueblo, y ese cordero se sacrificaba a Yavé en sustitución de todos los pecadores.

De esa asimilación es de donde viene esa frase que muchos hemos escuchado muchas veces, y que nunca nos dio por preguntar por qué un cordero, por qué quitaba pecados…

Plantea Miriam en la antrada anterior la relación entre la ficción y la realidad. Evidentemente esto es una explicación mítica que responde a esa pregunta que da título a este post, porque en esto de la religión hay mucha Historia, pero también mucho más mito (casi tanto como en la propia Historia en sí, pero eso es otro cantar…). La separación entre realidad y ficción es a veces difícil, como es la de la ciencia y la fe, pero yo he llegado a la conclusión, después de mucho intento de unir una con otra, de que cada una va por su lado, y no intentes ponerlas de acuerdo porque es imposible; lo cual ni le quita validez a la una, ni le resta veracidad a la otra, aunque eso creo que es más complicado aún de entender.

Ficción y realidad… Esto da para mucho.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: