Misión cumplida

Otra de las cosas “nuevas” que estoy haciendo este año, a parte de enrolarme en otro equipo de fútbol (otro más, todo es poco), retomar las actividades musicales, hacer el postgrado en historia y antropología de las religiones (que terminado el bloque horrible introductorio de metodología y epistemología, ahora empieza a ponerse guay-elevado-a-N con la religión griega)… Pues también he empezado a colaborar de forma activa con la parroquia, entre otras cosas preparando a un grupo de chavales para la confirmación.

Es interesante que sea alguien joven quien dé catequesis a adolescentes. No tengo nada en contra de la tercera edad, pero a la hora de guiar espiritualmente a chavalillos del siglo XXI, espero no pecar de soberbia cuando digo que creo que yo puedo conectar más que una señora de 70 años…

Me gusta la figura de Jesucristo, quien pensaba que las leyes están hechas para el hombre y no al contrario. Si tenía que saltarse el sabbath para ayudar a alguien, él lo hacía, lo cual no quiere decir que fuera un delincuente ni un revolucionario ni nada de eso, simplemente era práctico, comprometido y consecuente. Y eso necesitamos, creo yo.

Mi visión de la religión cristiana no es la visión de la Iglesia tradicional, pero esta parroquia desde luego no es tradicional y su espíritu invita a colaborar. Es verdad que hay muchas cosas de la Iglesia con las que no comulgo, como por ejemplo el credo. Yo no rezo el credo, de hecho ni me lo sé entero, y la razón es porque no estoy de acuerdo con lo que dice, y mi hipocresía en ese aspecto no se manifiesta. Otra gente simplemente lo reza “porque lo hace todo el mundo, hay que hacerlo”, y seguramente ni se hayan parado a pensar lo que dice… Bueno, yo igualmente lo explicaré un domingo de estos, y cada cual que saque su conclusión sobre las retahilas de este tipo. No tengo tampoco nada en contra del Papa ni los cardenales, es evidente que una organización tan grande necesita una jerarquía, una cabeza que dé unidad, y a su vez divisiones que hagan las cosas más sencillas (divide y vencerás). Estoy de acuerdo por tanto en que haya una jerarquía, pero desde luego la cabeza no es toda la Iglesia (que aunque parezca de cajón, pocos lo recuerdan al criticar la Iglesia), ni representa totalmente a los que formamos parte de ella porque en muchas cosas se ha quedado atrás. Pero yo pienso que la verdadera Iglesia la hace la gente de a pie, los que llevan comida a la parroquia, los médicos que se van a Honduras… Las monjas y los curas de barrio (¿el 98% de la Iglesia?), que son los que están en continua relación con los problemas reales de la gente. Yo tengo muy claro que si un día no puedo dar catequesis el Papa no va a venir a sustituirme. Pese a todo, la Iglesia como organización me parece algo fantástico. Es curioso, siempre que hablo de religión con alguien acabamos llegando al punto en el que yo digo que la labor social de la Iglesia católica a nivel mundial es brutal, y siempre me dicen: pero esque para ayudar socialmente no hace falta pertenecer a la Iglesia. Por supuesto que no, pero yo te digo que a ti no te he visto en el comedor social de Pagés del Corro, ni recogiendo ropa usada en Cáritas, ni…

En fin, que la religión va ligada a la sociedad y evoluciona inevilablemente con ella, aunque a veces lo más fácil sea la postura estática. Y si en la sociedad de hoy los problemas que ven los jóvenes son las drogas, la situación económica familiar, los problemas de autoestima, las relaciones sexuales, los estudios, la falta de felicidad… Es ahí donde intento centrarme.

Y el título del post, misión cumplida, es porque una de las cosas que pretendo en esas sesiones es derribar mitos y usar la razón a la hora de ver la religión. Y lo estoy consiguiendo. Mucha gente sigue pensando que creer en Dios o pertenecer a la Iglesia católica implica creer a toda costa que el mundo fue creado en 6 días, o que hubo un diluvio universal que aniquiló toda forma de vida en la tierra salvo a los elegidos que se montaron en el barco. Y el problema no es que la gente de fuera tenga esa visión, sino que dentro de la Iglesia muchos son los que creen esas historias (con minúscula). Y no les estoy infravalorando, si alguien (como mi madre) quiere seguir creyendo que la evolución no es una teoría más lógica que el creacionismo, pues cada uno con su opinión tan respetable como cualquiera, pero que no sea porque nunca han pensado que hubiera otras opciones. Y eso me pasó hace dos domingos, que hablando de Jesús como personaje Histórico, el tema derivó en “verdades y leyendas en la Historia de la religión cristiana” (lo que comenté del mundo en 6 días, o el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre del año 1, por ejemplo, que ni fue un 25, ni fue en diciembre, ni fue en el año 1…), y a más de uno dejaron descolocado. Y me alegré mucho por ello, porque aunque el cristianismo y las religiones en general se basen en verdades de fe y las demás ciencias (y pequeño kit kat: la gente cree que “ciencia” sólo son las ciencias naturales…) en verdades empíricas, no se contradicen, se complementan. Y cuando los chavales crezcan un poco más, vean incongruencias, y se vean en la tesitura de elegir entre ciencia o religión porque vean incompatibles ambas, que no sea porque se han quedado en la superficie y no han intentado ir más allá.

¿Y como es posible creer en el Big Bang por ejemplo, y a la vez que el mundo se creó en 6 días?  Pues interpretando, ya que el Antiguo Testamento, entre otras cosas es un conjunto de novelas, es narrativa, son metáforas, no Historia universal. “Esos 6 días duraron millones de años, hasta nuestros días”.

No me sirve que mis chavales no coman carne los viernes de cuaresma, porque seguro que nadie que lo haga sabe por qué lo está haciendo (si lo supiera seguramente no se abstendría de carne, sino de chocolate, o de helado, o de la gula del norte…). Tampoco me sirve que vayan a misa y pasen un mal rato porque simpelemnte les han dicho que hay que ir. Prefiero que de los 18 que son, sólo vayan 2 porque le ven sentido, les sirve y disfrutan de alguna manera, a que vayan 16 de mala gana. Precisamente de eso ha tratado el tema en la última reunión, donde les he puesto como introducción un capítulo de los simpson: Homer el hereje, de la cuarta temporada.

En fin, ya para terminar, que me he colao un poco… Que interpretar la Biblia no es de mal cristiano. O yo al menos espero no ir al infierno por ello.

  1. #1 por Mer el 1 diciembre, 2009 - 10:26

    Plas, plas, plas (pero con los dedos para no molestar a la clase de al lado, jejeje).

    Como ya sabes, en este tema estoy contigo… no voy a pies juntillas con la Iglesia en todo pero me considero parte de ella. Siempre me ha gustado compararlo con mi familia. Adoro a mi familia, me gusta mi familia, me encanta la tortilla de patatas de mi madre y me llevo genial con mi padre… ahora, no estoy de acuerdo con mis padres o hermanos en absolutamente todo, ni mucho menos, discuto con ellos, debato con ellos, sigo en desacuerdo con ellos… y los sigo adorando y sigo sintiéndome parte de mi familia. Con la Iglesia igual, no puedo estar de acuerdo en todo con la cabeza visible, opino de forma diferente en varios temas, peeero… me siento parte de la Iglesia y me encanta sentirme parte de ella, porque me gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: