Hola soy Federico

Iba hoy, como cada tarde, a enseñar un poquito de matemáticas a mis alumnos. Al llegar a casa de la primera de ellas, veo que los mamones han cambiado el diseño de los telefonillos, y han descolocado los botones de sitio!

Hijos de mala madre…

Claro, a un tio con mi memoria no le puedes hacer eso, porque a mi no me puedes poner en una habitación oscura y pedirme que recuerde cosas… A mí me llevas a un sitio y yo te cuento lo que quieras, porque yo recuerdo lugares si los veo, y recuerdo caminos y recorridos aunque sólo los haya visto en un mapa (por eso no me pierdo yendo en coche y presumo tanto de orientación, porque de alguna manera se tenía que compensar mi memoria de sardina)… Pero me pones delante de un porterillo distinto y soy incapaz de recordar en qué piso vive esta niña. Bueno, miento, el piso es el 3º que eso sí me lo sé por los pisos que hay que subir en las escaleras. ¿Pero el 3º qué? ¿A, B, C, D…? Cagüentó…

Probemos: 3ºA

-Si? (con esta voz no es seguro…)

-Aurora? soy Ángel…

-No, se ha confundido. (ya lo sabía, saboría…)

Vaya, qué rápido me cuelga. Pues nada: 3º D (que curiosamente es el que está después del A…)

-Quien es?

-Aurora? Soy Ángel…

-No, es en el B

-Ah lo siento, muchas gracias.

Si en este mundo hubiera gente más lógica no habría tenido que molestar a esta señora porque le habría dado al B, porque en el mundo real, la B viene después de la A… En fin, por fín: 3ºB

-Ángel? (vaya con la niña, me ha descubierto… o no…?)

– Hola soy Federico

-Federico?

-Sí, soy yo

-…Mamá, que dicen que es Federico (voz que se aleja, y al rato vuelve en forma de voz de mamá…) No podemos abrirle, lo siento. (y se cuelga)

-Oye oye que es bro… (ofu… ya la estoy liando… Bah, es igual)

5 segundos después, y 3ºB de nuevo:

-…Si?

-Hola, soy Ángel!…

… Subo:

-Hola, buenas tardes!

-Ángel, tú te has cruzado con algún señor abajo?

-¿Con Federico?

-¿¡Le conoces!!!?????

-Sí hombre… (la risa ya se me salía por las orejas y todo, pero vamos a aguantar un poquito más…) le conozco de que de vez en cuando llama a los porterillos gastando bromas

-Ah, que por tu casa también ha pasado, no? (gran razonamiento, no me lo esperaba ni de coña)

-Sí sí, se podría decir que vive allí y todo…

-Ui, pues por aquí creo que es la primera vez que pasa…Qué cosas. Bueno, pues hoy la niña trae unos poquitos deberes de…

En fin, ya no pegaba decir que Federico le da clase de matemáticas a su hija, que además si en ningún momento ha pensado que podría ser yo gastando una broma (y cuanto más lo pienso, menos me creo que no lo haya deducido), es que tengo muy buena reputación. A veces creo que soy serio, pero en realidad es que mi sentido del humor no tiene ninguna gracia, porque sólo me rio yo y los demás se quedan pillados, creo que ya lo conté hace algunas semanas… Pero bueno, qué le vamos a hacer.

Anuncios
  1. #1 por Marta el 1 octubre, 2009 - 07:29

    En realidad, tu sentido del humor tiene toooda la gracia. Igual hay algunos a los que les falla el suyo 😉 porque mira que ésta de Federico… es para no perdérsela. ¡Qué risa!

  2. #2 por xemirra el 1 octubre, 2009 - 11:33

    El truco es llamar al azar y decir “carteeerooo”, o el mítico “soy yo”. Funciona siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: