ranitas modus vivendi

Cuando uno no tiene nada que decir, escucha. Y si no hay nadie hablando, observa (que además se entera uno mejor observando que escuchando…). Y yo tengo aquí a mis dos ranitas para observar. El pececito murió, intoxicación cárnica tal vez, o paro cardíaco, o tal vez cayó en una reyerta con las ranitas por territorio… Nunca lo sabremos, pues el caso está archivado, y el cadáver en los depósitos de los desagües de mi edificio. Lo único que sé es que el pescaito era transparente, y de un día para otro apareció blanco… También pudo tragarse un bote de típex, quién sabe.

El caso es que aquí quedan las 2 ranitas, las reinas de la charca. Anda que no viven bien… Se van pal fondo a rebuscar entre las piedrecitas que les puse, y se pueden tirar media mañana rebuscando, como si les hubieran prometido un alijo de larvas bajo las rocas… Cuando se aburren de rebuscar, nadan hasta que se chocan con las paredes del jarroncito que hace de ranera. Si se aburren un poco más, se quedan inmóviles en la inmensidad y sueltan una pequeña burbujita de aire, que les hace ir hacia el fondo mientras la burbujita sube a la superficie, una coreografía bastante coqueta. Y cuando tocan el fondo se echan una carrera hasta la superficie, como intentando ganar a la burbujita, que le han dao ventaja… Pero ni de coña. así que vuelven a coger aire y se hacen las muertas un ratito, pa desahogarse

Si les das de comer, se quedan más quietas aún, y como si quisieran dar un susto, se repente se lanzan a por la comida, le dan un bocao y se vuelven a quedar quietas, como pensando “espero que no me haya visto…”. Y, señoras y señores, si se cansan de su aspecto no hay problema, mudan! Ha sio bastante gracioso ver a una ranita de apenas 2 centímetros quitándose el pijama. La otra ranita dice que aún le aguanta un tiempo, que está cómoda como está.

Estoy pensando en crear para ellas un recinto más chulo. Como las jaulitas de los hamsters aquellas to tuneadas que veíamos de chicos en las tiendas de animales, pero que al final siempre cogíamos la típica con 2 pisos y una rueda mierdosa… Pues yo le voy a hacer una ranera tuneada a mis ranitas, que se va a cagar la perra. Mientras tanto viven en un jarroncito de ikea, to mono, aunque con una abertura tan pequeña que apenas entraban las ranitas, y que como crezcan mucho y yo no me de prisa, creo que tampoco van a salir… Pero bueno, con lo flexibles que son, seguro que hacemos un apaño. Como digo, la abertura es muy pequeñita, el jarroncito es como si fuera una botella de cocacola de las antiguas de cristal (de las antiguas de verdad, casi redonditas), y mola un puñao. Sí, es un coñazo para entrar y salir, pero hace efecto invernadero, el agua que se evapora es mínima al tener una abertura tan chica se condensa casi toda en las paredes, que se curvan como una bóveda… No me explico, verdad? Bueno, da igaul, si estaba haciendo tiempo mientras mi pizza se hacía, y como le deben quedar escasos segundos, me despido ya.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: