Fallo en Matrix

A mí ya me da por reirme, porque otra cosa… Situación: calle estrechita, de único sentido, de cuyo nombre nunca me he enterado, que nace en la alamedita del principio de la Buhaira. Bien. Aparece un coche que viene en dirección contraria y se para un rato a la entrada de la calle. La señora indecisa, mira por los retrovisores, por la ventana…

– Señora, va usted en contramano

– ¿Cómo?

– Que está usted en dirección contraria!

– ¿….?

– Que está al revés!!!

– No no…

No ni ná… Y llega un coche con ánimo de entrar en la calle. El coche, con paciencia, se espera a que la mujer salga, que la calzada es muy estrechita. Pero la tía que no sale, sino que empieza a maniobrar… Yo miraba al conductor del coche paciente, y los dos nos empezamos a reir, viendo a la señora que se acercaba a la acera… subía una rueda… luego la bajaba… la volvía a subir… subía otra más… maniobraba figuras extrañas (si sus ruedas dejasen huellas sería como el caminito de los crucigramas de niños chicos)…

Al final subió medio coche y dejó espacio para que el otro coche pasase, y cuando el coche pasa me llama la mujer para que me acerque

– Perdona, para ir para allá (y señala la dirección contraria!)

– Bueno, puede usted dar marcha atrás, que como está en contramano, digo yo que será como ir de frente…

– No no, que la marcha atrás está prohibida (claro, y meterse contramano no…)

– Pues puede seguir palante, entrar en esta alameda como si fuera una rotonda, y vuelve aquí pero ya estaría de frente.

– Eso es muy complicado creo yo (¿¿¿???)

– Bueno, también puede bajar el coche y ponerlo mirando para el otro lado.

– Y cómo bajo el coche de aquí?

– Pues igual que lo ha subido, no?

– Pero es que me ha costado…

-Ya lo he visto

– Y …Tu tienes carné de conducir?

– …………Sí, pero…

– Me lo podrías bajar tú?

– … Bueno…

Todo esto con una niña pequeña detrás, en silencio mirando, con una cara neutral como Suiza…

Y mientras la madre señalizándome con la manita… Evidentemente no le hacía mucho caso, pero era muy gracioso verla mover la mano hacia un lado, mover yo el coche para el lado contrario y automáticamente la mujer cambiaba el movimiento de la mano. Pues nada, bajo el coche con cuidado, y para ponerlo derecho me meto en la Buhaira, y doy un poquito marcha atrás para que el coche se quede ya embocado a la callecita. Y la señora, que debió pensar que el coche se ponía derecho por algún tipo de milagro divino, echó a correr detrás mía como si me fuera a largar con su coche y su hija… La gente debe tener mal concepto de mí, pero no entiendo por qué me deja su coche si luego se cree que voy a raptar a la impasividad hecha hija. Porque la chavalita era pa verla, no parpadeaba, no movía la cara, como si todo aquello fuera muy normal…  Yo creo que estaba allí disecada o algo. En fin, que una vez acabada mi misión me bajo del coche y la señora con cara de alivio me da las gracias. La niña me seguía mirando con cara de chica del maiz, y aquí acaba la historia del fallo en Matrix, porque esto es que se salió un disquete, no hay otra explicación.

Anuncios
  1. #1 por Marta el 18 septiembre, 2009 - 11:36

    ¡¡Jajajaja, Ktulu, qué buenoooooooo!! Es que lo estoy viendo como en directo… ¡¡Jajajaja!! Te das una maña para contar historias y hacer reír… que se agradece muchomucho 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: