Hacer las cosas sin saber por qué

Yo me gano la vida haciendo que los niños piensen. Las matemáticas es lo que tienen, que pudes seguir algoritmos mecánicos y tener pan para hoy y hambre para mañana, o puedes darle algunas vueltecillas y que te sirvan en un futuro, pensar y comprender por qué se hacen las cosas. Y digo las matemáticas porque es lo que yo enseño, pero lo mismo pasa con cualquier otra cosa.

Me paso las mañanas viendo como los niños buscan números en un problema y se olvidan de las letras, cosa que yo creo que viene directamente de una mala enseñanza de la asignatura de lengua… Pero no me explayaré en eso. Tengo 15 años y mi padre 42, ¿cuántos años tiene más mi padre que yo? Y rápidamente oigo “ya lo sé: hay que sumar 15 con 42”. Así, porque sí, porque lo digo yo (o porque el problema dice la palabra “más”, y todos saben que “más” es “sumar”…).

En primaria suele ocurrir algo que es bueno y a la vez malo. Los problemas se agrupan por tipos bastante definidos, para que los niños cojan hábito y “sepan hacerlos”. Está muy bien porque durante una semana la profe sólo pone problemas como el de arriba, en los que (casi) siempre hay que restar. Y los niños acaban acostumbrándose a  identificar patrones similares (en el caso de antes, las comparaciones de tamaño, edad, cantidad…). Y les da igual lo que diga el problema, que ellos sumarán, restarán o harán lo que se les ocurra primero. Estoy hablando en general, que siempre están los niños que intentar ir un poco más allá, y los profesores que se dedican a echarle horas explicando bien esto. Porque hay que echarle horas, que por lo general se invierten en tonterías como enseñar la hora [que manda huevos dedicar 1 tema de 14 (es decir, más de 2 semanas de clase) a enseñar la hora en el cole], o asignaturas enteras como educación para la ciudadanía… Pero eso es otro tema. Vuelvo a lo que iba:

Que los chavales con tal de esforzarse lo justo, buscan subconscientemente mecanismos que les faciliten las cosas, y uno de ellos es la probabilidad. Los chavales se habitúan a que cuando el problema es de comparar cosas, por estadística va a ser de restar; que cuando vienen muchos números, por estadística habrá que sumar; que cuando hay que dar el cambio en una compra, casi seguro que es de restar… Y cuando llega el examen el niño hará lo que su sentido común le indique, que será hacer lo más probable. Y muchas veces aciertan, pero en otras no… Es echar una moneda al aire. La diferencia entre un niño que saca un 3 y uno que saca un 6, muy probablemente sea la suerte que ha tenido cada uno al elegir las operaciones que iba a hacer.

Pero claro, también voy a defender un poco a mi gremio. Es bastante difícil enseñar matemáticas a niños “pequeños”. Suele requerir la experiencia que te dan los años, esos mismos años que hacen que te canses de la enseñanza y te restan motivación. Por tanto, cuando se suelenadquirir los medios, también se suelen perder las ganas de emplearlos…

Resumiendo esta introducción (sí, esto era sólo una introducción…): que está bien que tengan mecanismos “chivatos” que les digan si hay que sumar o restar, pero que esos mecanismos tengan una base medianamente científica y razonada. Porque luego hacemos las cosas sin saber por qué. Y aquí acaba la introducción y empieza la chorrada que quería comentar: me he hecho un caralibro (facebook para los amigos).

¿Y por qué me he hecho uno? Pues no lo sé, y es ahí a lo que voy. Me paso la vida diciendo que hay que hacer las cosas pensando el por qué, y voy yo y me hago un facebook, yo que ni me hago fotos ni soy cibersocial… Y además de eso me meto en un juego online de argumento político… A mí que la política ni me va ni me viene. Y me compro una lamparita para mi escritorio (bastante maricona ahora que la miro bien) cuando realmente mi escritorio está siempre iluminado por otras luces…

En fin, que tengo que aplicarme el cuento o mis alumnos se enterarán y perderé toda mi credibilidad, que a día de hoy es muchísima (aunque sólo sea para ellos).

  1. Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: