Vuelvo

De vuelta a la civilización, pero a regañadientes.

Tal vez la perfección que me ha rodeado estos días hace que el reencuentro con la realidad sea un poco duro, pero lo bueno de que se  acabe es que no se acaba, sino que empieza (yo me entiendo).

Dar, abrazar, gritar, cantar, ahogar, correr, sonreir… Sobre todo eso. Esas sonrisas (todas, y una en concreto) por la mañana, hacen que todo desaparezca, y que ahora me queden las imágenes más nítidas de lo que debe ser la felicidad. Aunque soy un tipo duro y las moñerías ya dije que las dejé a un lado, en este caso hasta un corazón de piedra se encogería al abrazar a personas tan especiales.

En fin, que esta noche dormiré como un rey, tocaré mi muñeca y soñaré que mañana todo vuelve a empezar. Y lo hará=)

Anuncios
  1. #1 por Mer el 26 julio, 2009 - 19:53

    En mi Asociación tenemos “una palabra” que resume aún más todo eso: campamentocampamentocampamento

    Ya me contarás qué tal la experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: