Archivos para 2 agosto 2008

Italia

Es sábado por fin (la vida laboral pasa factura), y aunque tengo varias cosas que hacer, me voy a permitir el lujo de tirarme aquí un ratillo contándoos cosas de Italia.

Fontana de trevi, Roma

Fontana de trevi, Roma

Para empezar hay que decir que Italia, en general, es la caña. Los italianos son (también por lo general) muy abiertos y simpáticos. Además les entiendes y te entienden con relativa facilidad.
Duomo, Milán

Duomo, Milán

 

Me gustó mucho Milán. Decían que no había mucho que ver allí, pero a mí al menos no me pareció tal cosa. No vimos mucho, sólo echamos allí la tarde (por eso de que en teoría no tenía mucho que ver y había que economizar el tiempo), pero a mí me encantó.

 
Hay que decir que en toda Italia ponen unos helados que están ricos como ellos solos. Las pizzas también, aunque según donde te vayas, pues las hacen distintas según la ciudad en la que estés. A mí las que más me gustaron fueron las de Venecia (con su masa finita) y las de Roma (más gruesas y esponjosas). 
 
En las pizzerías “tradicionales”, la gente no llega, se sienta, se pide una pizza mediana, se la come y se va, sino que en Italia se entiende la pizza más como un aperitivo, así que tienen varias pizzas hechas y tu eliges el trozo o los trozos que quieras, y te la llevas para comértela por ahí. Ésto está muy bien, porque puedes probar muchas y no se hace aburrido. Hubo una vez en Sevilla una cadena de pizzas que intentó ésto de la pizza por porciones, Pizza Queen (que tenían un establecimiento al lado de mi casa, otro en el centro comercial los arcos…), pero no cuajó. Pero vamos, volviendo a las pizzerías italianas, en la mayoría de los sitios si quieres te hacen una pizza normal, como si fueras al telepizza, porque poco a poco se va Internacionalizando todo. Fite si se va internacionalizando todo que en muchos de estops sitios te ponen también kebabs.
Verona

Verona

 Hay que decir una cosa con respecto a los trenes. Nos dijeron que los trenes de Italia eran cochambrosos, pero no es así, al menos los que yo he visto. Lo que no nos dijeron fue que una vez que compras el billete no te puedes montar así por las buenas en el tren, porque aunque tú le pidas a la recepcionista que te dé un billete para tal día a tal hora, en realidad tú te puedes montar en el tren que te dé la gana a la hora que te dé la gana a lo largo de dos meses. Y como podríamos así estafar a trenitalia, en vez de poner a un tío en el andén picando los billetes o algo así, antes de subirte en un tren tienes que meter tu billete en una maquinita para “timbrar”. Si no lo haces y te pilla el revisor, te enfrentas a una multa de 50€. Nosotros, pobres ignorantes, no lo hicimos…

Venecia

Venecia

Venecia… Qué bonita. Me la esperaba peor, con malos olores… Pero no. Eso sí, hay varias cosas que no me gustaron. Hay palomas. Y gaviotas. Y las gaviotas comen palomas. No tengo más que añadir.
No hay apenas cubos de basura, ni de los grandes ni papeleras por la calle. Están escondidas. La gente de hecho deja las bolsas de basura en la puerta de sus casas, o directamente las tira a los canales (pocos, pero algunos lo hacen). Además el ferry que recorre el gran canal cuesta 6.5€, un abuso.
Pero por lo demás mola mucho porque es diferente a todo lo que has visto. Se puede ir andando a todos lados, aunque suele ser un coñazo. Entre otras cosas porque para cruzar el gran canal que vivide en 2 a Venecia, sólo hay 3 puentes, y es un coñazo recorrerte media ciudad sólo para llegar a la otra orilla. Que además eso de la linea recta en Venecia no existe. No puedes ir por la orilla del canal hasta encontrar un puente, porque de repente te sale un canal chiquitito que no te deja pasar… Es como el jueguecito este de los crucigramas que tienes que seguir el caminito con el lápiz… Pues igual.
Florencia me ha encantado también. El centro es acojonante. A mí particularmente me gusta mucho la arquitectura del renacimiento, y Florencia otra cosa no sé, pero renacimiento tiene pa rato. Las cercanías del Duomo y del palacio viejo son la caña.
Además pude ver las tumbas de personajillos como Galileo, Maquiavelo, Dante o Miguel Ángel, que aunque no sean tan importantes en la historia como Belén Esteban, también han contribuído a forjar la historia del planeta.
Y como ésto se alarga más de lo previsto, voy a ir terminando: Roma.
Roma sí que es acojonante de verdad. Vayas por donde vayas, en cualquier esquinita, en cualquier placita te encuentras una estatua, un obelisco, un templo, un palacio… Es la caña. Es la ciudad que más me ha gustado.
Por destacar algo, el Vaticano, que es brutal; el monumento a Vittorio Emanuele II, el Panteón, la fontana di trevi… Y subir a la cúpula de la basílica de San Pedro es la caña, todo un reto para tus piernas, que acaban temblando y pidiendo mutilaciones.
Desde la cúpula

Desde la cúpula

 Y ya para terminar quiero comentaros una cosilla. Sabéis que Leo Messi estaba con el Barcelona (porcierto, tiene delito el negarse a viajar con air Berlín porque no te hablen en catalán… tssss) jugando contra la Fiorentina, y de Florencia tiró pa Roma, para desde Roma ir a Barcelona y de allí a Pekín a los JJOO… ¿No? Pues adivinad quién se hizo una foto con Leo Messi en el aeropuerto de Roma…
Aún no está en mi poder, pero cuando la tenga ya os daré envidia 😛
Nos vemos gente, que hay que hacer la compra, lavar ropa, desayunar porquerías… Y es que de nuevo verano, de nuevo solo en casa…
Interior de una iglesia Veneciana

Interior de una iglesia Veneciana

 

9 comentarios

De vuelta

Me he pasao los últimos 10 días en Italia, y ya estoy en casita. La experiencia ha estado un poco empañada por el hecho de que un par de días antes de irme, una faringitis me desembocó en placas y he estado con fiebre y malestar la mitad del viaje. Pero bueno, eso ya da igual, ha sido un viaje muy chulo por una de las zonas que más ganas tenía de visitar.

Concretamente hemos pasado por Milán, Verona, Padua, Venecia, Florencia, Pisa, Lucca y Roma.

Anécdotas hay muchas. Fotos muchas más. Destacaría muchas cosas, pero en 15 minutos vuelvo a la vida laboral.

Porcierto, si no he hecho mal las cuentas, ya soy oficialmente maestro en educación especial.

Un adelantillo: Clara y yo en Milán

fortaleza de Milán

fortaleza de Milán

1 comentario