La clave del éxito es…

No ser calvo.

No, no es éso, tranquilos, se puede ser calvo y triunfar (o eso espero, porque la genética me dice que tengo muchas papeletas de ser calvo). La clave del éxito es básicamente creértelo tú. Si tú te lo crees, el resto se lo creen.

Ejemplo:

Esa asignatura tan chachi que tenemos en la facultad, que me roba cada semana una media de 35 horas. Tratamiento de los trastornos infantiles en el área de la lectoescritura. Ésa. Cada semana o semana y media nos examinamos oralmente de 4 temas, que tenemos que trabajar en grupo. Lo ideal sería vivir en el país mágico de la piruleta donde no existen eso que llamamos “trabajos en grupo”. Por cierto pequeños incisos recordatorios de grandes momentos animados:

Lenny: Jo, parece que vamos a la isla de los monos gigantes, yo prefiero la isla de los pirulís

Carl: y allí qué hay?

Lenny: monos, pero no son tan grandes…

Bender: he tenido una horrible pesadilla… estaba todo lleno de ceros y unos… ¡Hasta creí ver un dos!

Fry: Oh amigo, tranquilízate, no existe éso a lo que llamas “dos”

… Vale, seguimos… ¿Por dónde iba?…

Pues eso, que como no se puede, dentro del mundillo de los trabajos en grupo, lo ideal sería hacer todos los trabajos “en grupo”… Usease, entre todo el grupo. Más que nada porque luego nos los preguntan y no mola demasiado que te pidan que defiendas un tema que ha hecho otra persona. Pero como no hay más horas en el día y a la gente le gusta esta estúpida metodología de trabajo (cuando sea profe y me cabree, mandaré trabajos en grupo), pues hay que dividírselos y cada subgrupo hace un tema.

El tema que nos tocó a mi compi Sabina y a mí, era de una horripilez suma, dentro de la hijaputez extrema permitida legalmente en las facultades. Tras dedicarle el finde ENTERO a hacer un programa para trabajar la velocidad lectora (no lo parece, pero es una putada del tamaño de la casa de campo), llegamos a la conclusión de que nuestro trabajo era una mierda, de que nuestros 106 objetivos eran absurdos y de que el lunes (hoy) nos iban a colgar de los huevos el resto de compis. La decepción en nuestra cara era divisable a años luz, nuestra dignidad como profesionales en necesidades educativas especiales bajaba hasta el menos cero bajo cero (cañizares dixit) y probablemente, en una sociedad amazónica, nos comerían allí mismo con patatas fritas.

Pero algo ocurrió. Dijimos: pues mañana vamos a llegar y vamos a decir que nuestro trabajo es la caña. Y así ha sido. Pinocho le habría sacao el ojo a alguien, pero nosotros no. Hemos llegado y hemos dicho que nuestro trabajo era acojonantemente bueno. Lo hemos explicado, con la cara del chaval que afirma ante su profe de mates que 2 + 2 = 4, y mientras el resto del grupo asentía en silencio ante nuestra brutal labia.

Genial. Les ha encantado… Han picado. O no, tal vez no era tan malo… Pero vaya, que sí lo era. Usease, resumiendo: si quieres triunfar: aparenta. Te lo dice el premio great pretender de hoy.

¿Que es un mal consejo? Ya, ¿Y qué? ¿Acaso alguien seguiría un consejo mío? Yo desde luego no

Anuncios
  1. #1 por Mer el 29 abril, 2008 - 15:31

    ¡Hombre! eso está la mar de claro, pero ten cuidado… a mí a veces me ha asustado lo que cuelan las apariencias, es un poder peligroso…

  2. #2 por teysis el 30 abril, 2008 - 19:58

    la historia es el marketing, como vendas el producto, es lo mismo q si vendes… aspiradoras, si vas con la cara de pena y le dices a la señora “mire, no se lleve esto pq ni aspira ni na, solo sirve pa estorbar” pos no se lo llevara, pero si dices “bua esto aspira hasta el polvo de la vecina de abajo, es la ostia y encima de nueva tiene las tres B, buena bonita y barata” pos la señora se convencera
    a ver si te crees q has inventado tu la estrategia!!! x_DDDD
    no, pero es asi, y lo mismo contigo mismo, si tu estas a gusto contigo mismo y te ves bien, los demas te veran bien, si tu te ves askeroso, los demas te veran askeroso

    no hace falta ser un creido, solo estar seguro de lo q kieres vender 😛

  3. #3 por Cris el 1 mayo, 2008 - 20:13

    Yo entregué hace algunas semanas el trabajo ese de las caras horrorosas, habiéndome inventado la mitad de los datos, habiendo hecho un estudio estadístico que no sé pa qué servía pero yo dije muy dignamente que las diferencias no eran significativas; y basándome en todos estos datos inventados expliqué unas conclusiones inventadas. Así que sólo te digo: cuando la necesidad aprieta…

    Di que sí, hijo.

    See you tomorrow.

  4. #4 por Cris el 1 mayo, 2008 - 20:14

    Me ha faltado decir que la profe me vino diciendo que qué pedazo trabajo había hecho. Es q acabo de releer mi propio comentario y he visto que no tenía sentido ninguno xD

  5. #5 por LorexD el 2 mayo, 2008 - 06:52

    Sí, Cris… si no llegas a añadir ese segundo comentario, habrías quedado como una simple fracasada que ha caído a lo más bajo.

    (Inserte aquí icono de jisijua).

    Me servirá este truco a mi? Lo veremos próximamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: