Fin de año

Siempre cuento la gran crónica de estas ocasiones, pero hoy, no sé si porque he dormido pocas horas (ha sido una siestecita como quien dice), o porque ayer fue un fin de año sin pena ni gloria, no voy a relatarlo todo. Y es que en realidad, no es que me lo pasara mal… Hasta estuvo guay. Lo que pasa es que lo pienso, y en realidad de ayer tengo muy poco que contar. No fue como otras veces que podrías llevarte escribiendo 45 minutos, que aún no te quedarías agusto. Pues hoy no, de ayer hay muy poca chicha, o yo al menos no se la saco. Así que imagino que es por eso que fue un fin de año sin pena ni gloria.

Bueno, para empezar, diré que para mí, el fin de año es una noche como otra cualquiera. No tienen nada de especial. Por eso no entiendo a los que se gastan 40€ (y estoy tirando pa lo bajo) en la entrada a una discoteca. “Pero es que tienes barra libre”. ¿Pero de qué me sirve la barra libre si no me gusta beber? y aunque bebiera, tengo que conducir, así que descartado. “Bueno, pero hay ambiente”. Sí, 100, 200, 500 personas que no conoces, con las que no vas a hablar (porque aunque se diera el caso, la música te impide que la relación vaya más allá del “eeeeiii quéeee taaal???”. Además, yo con quien quiero estar es con mi gente, tranquilito, no en un sitio cargado de humo, que cada dos por tres tenga que estar saliendo a la calle a respirar… Así que opté por irnos a casa de un amigo.

Pero bueno, antes de eso, decir que como mis padres pasan la nochevieja en Villacarrillo con mi abuela, yo me fui a cenar a casa de mi primo Álvaro, donde el banquete está asegurado con esos 3 cocineros (no contratados, sino que dos de mis primos son cocineros, y mi tío como si lo fuera), y cenar allí es una delicia, de verdad. Qué cosa más rica, estaba todo de rechupete. Nos reunimos unos cuantos, no todos, pero sí bastantes, y cada vez me gusta más mi familia, es un no parar de reír.

Y bueno, tras ésto, sí voy a contar que la noche no empezó sin incidentes. Llevábamos mucho tiempo preguntándonos quién llevaría coche, quiénes irían en cada coche, a qué hora se quedaría, dónde, etc. Yo, como no bebo, soy uno de los conductores fijos, y supuestamente habría 2 coches más e iríamos holgados. Mi coche iría holgadito, ya que LorexD decía que a ella y a Granada las podía llevar su padre hasta Montequinto, pero le dije que es tontería molestar a su padre cuando a mí no me cuesta ningún trabajo recogerlas, y tengo sitio en el coche. Así que bien. Solucionado, yo debía recoger a LorexD, a Granada, a Luís, y mi primo que vendría conmigo desde el principio.

Pues nada, que me llama Luís: “Tío, que Manu no tiene el coche y que le tenemos que recoger, le digo a LorexD que la lleve el padre, yo te llamo luego con lo que sea”. “Bueno… Venga”. Me llama LorexD: “Illo, que al final Manu no tiene coche porque quiere hartarse de beber y dice que ahora no se lo lleva… Pues nada, que le digo a Granada que venga hasta mi casa y mi padre nos lleva”. “No hace falta, que ya voy yo a por Granada, que es un jaleo que la llames a ella, luego a mí para confirmar, y encima molestar también a su padre pa que la lleve… Yo la recojo”. Bien, al rato Luís vuelve a llamar: “Illo, que ya he hablao con LorexD, y me ha dicho que la lleva su padre, y también a Granada. Nosotros recogemos a Manu”. “Ah… ¿Pero al final lleva seguro a Granada? Bueno… Pues nada”. No tuve más noticias de nadie.

Pues nada, que después de recoger a todo el mundo, dar una vuelta enorme a Sevilla, porque cada uno vive donde el viento da la vuelta, al final llegamos a casa de Dani, el anfitrión (que ése si que vive lejos, de hecho su urbanización, en Montequinto, no es siquiera parte de Sevilla, sino de Dos Hermanas…). Al llegar veo a LorexD. Pienso que Granada estará en el servicio. Dice mi primo: “Voy al servicio”. Al rato, mi primo sale del servicio, y yo, relacionando ágilmente conceptos, me vuelvo a preguntar dónde está Granada. “Oye LorexD, ¿Dónde está Granada?”. “¡Pero si me dijiste que la traías tú!”. “¡Pero si me dijo Luís que al final la traía tu padre!”…

Total, que otra vez al coche, a recoger a Granada, que no podía vivir cerquita, no, sino en el punto opuesto de Sevilla más lejano a Montequinto: el puente del Alamillo. Nos montamos en el coche y Granada llama. Se piensa que nos ha pasado algo. Normal, teníamos que haberla recogido hacía 55 minutos… Al final aparecimos en la fiesta casi a las 3, cuando en principio habíamos llegado sobre la 1… En fin. Pobre Granada. Menos mal que ella es muy buena y no se queja, aunque éso me sabe peor aún, que no se queje…

Pues nada, luego la fiesta en sí, y ya digo, sin pena ni gloria. Bailando, hablando, cantando las canciones conocidas. Eché de menos los típicos jueguecitos chorras…

Lo mejor fue que me reuní con uno de mis grupitos de amigos (tengo la suerte de tener muchos grupitos de amigos, aunque luego los amigos de verdad sean pocos), e introduje a Granada y a mi primo, que fue con los que más me entretuve. Así hasta las 8 de la mañana, que matamos el rato haciendo churros congelados, fundiendo tabletas de chcocolate, y ya verás, esta tarde nos vamos a ir por la pata abajo, porque nos pusimos púos.

Espero que el 2008 nos traiga muchas cositas, que seamos todos medianamente felices, y que se acabe el hambre en el mundo.

  1. #1 por teysis el 1 enero, 2008 - 17:08

    asi me gustaria pasar un fin de año, y no siempre con la familia, q el año q uno esta fiestero el otro se duerme y vice versa…
    bueno, tampoco parece q fuera muy mal, asi ke na, ya habra mas noches durante el año para salir y pasarlo bien, si todas son iguales x_DD

    besos!

  2. #2 por Leithient el 1 enero, 2008 - 20:16

    Espero que contases el chiste de los macarrones. 😀

  3. #3 por ktulu el 1 enero, 2008 - 23:19

    jajaja ya no me dejan contarlo… por qué será??

    qué fuerte que haya llegado tan lejos ese chiste xD

  4. #4 por AIRON el 2 enero, 2008 - 10:18

    Estoy de acuerdo contigo en lo de para qué pagar tanta pasta para luego estar rodeado de gente borracha que no conoces, con las que no puedes hablar, y no te importan un pimiento. Yo también he hecho algo parecido a lo tuyo, pero con menos gente (no, no estaba yo solo xD) y me lo he pasado muy bien.

    Eso de que Granada (que raro que no me suene con un nombre así tan característico) vive lejos nada, que vive en el centro del mundo (que te explique Mer xD).

    Las 2 preguntas-tirones de oreja:
    1) Para no tener nada que contar te ha salido larguito el post eh??? 😀
    2) Para ser para ti una noche como otra cualquiera la cuentas siempre en detrimento de las otras noches no???

    Saludos! 😉

  5. #5 por ktulu el 2 enero, 2008 - 15:14

    airon… tuché con los tirones xD

  6. #6 por Mer el 2 enero, 2008 - 15:25

    ¡Sí señor! el centro del mundo, Alamillo forever XDD, Airon tiene razón (el otro día además pusieron “Las dos torres” vi el ojo y me acordé del centro del mundo, es que todo gira en torno a él)

    El chiste de los macarrones yo sigo sin conocerlo por culpa de los que no te dejan contarlo, que lo sepas… y no duermo por las noches por eso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: