Seguimos…

…Con las novedades.

Encontré el pueblo. Bueno, realmente fui a Mairena y desde allí me guiaron. Mientras íbamos en el coche, Clara y More hablaban conmigo sobre cómo será el sitio… “Es la fiesta de cumpleaños de un chaval de tu facultad, en una casa de Gines”. Y vaya, que More y yo nos imaginamos exactamente lo mismo: típica fiesta americana, con un grupillo tocando al lao de la piscina, con un montón de adolescentes metiéndose cuello, que posteriormente se tiran a la piscina y se siguen metiendo cuello… Pues algo parecido, pero a lo español.

Era en la típica calle ancha con casitas bajas a los lados… Pues en una de ellas, una parcelita típica, con su verjita típica, unas plantitas típicas separadoras de parcelas típicas, que no se podaban desde que Marco Polo se fue de Erasmus. Cruzabas la mencionada verjita de metal, con las plantas éstas al lado, subías unas escaleritas de piedra (también muy típicas) y entrabas en la casa, que realmente parecía diseñada por el mismo que hizo Resident Evil. Igual. Cruzabas un pequeño recibidor y entrabas en una especie de patio, delimitado por un muro a la derecha, y por la casa a la izquierda. El patio era más largo que un domingo sin fútbol, y al fondo del todo, subiendo unas escaleras te encontrabas con el escenario improvisado. Igual que había imaginado, al lado de una piscina (pero a lo español, la piscina a la mitad y con el agua verde, y los adolescentes ya creciditos haciendo botellona). Allí había unas 30 personas, de las cuales me sonaba la cara del cumpleañero, pero ya está.

La situación era bastante rara. No pegaba nada un concierto allí… Pero bueno, lo peor estaba por llegar, y fue que mi pedalera parecía que estaba pariendo cangrejos. Unos ruidos al poner distorsiones… Toqueteé unos 15 minutos, a ver si era cosa de la ganancia, de la puerta de ruido, del delay, de las pastillas… Sólo me faltó mirar si era de la pizza que me había comio al medio día, y eso no era porque comí paella. Pero nada, que no di con la tecla, así que la cosa estaba clara: o toco en limpio, o  sus jodéis con el ruido insufrible.

Empecé en limpio apiadándome de aquellos pobres inocentes, pero al ver que aquello era lo más lamentable de la historia desde que Kiske dijo por undécima vez que dejaba el heavy, opté por tocar con distorsión flojito… Pero nada, un desastre. Recortamos canciones del repertorio para no prolongar la agonía, porque para pintarla un poco más sólo nos faltaba resbalarnos y caernos cómicamente a la pis…cina (eso no ocurrió, gracias a Dios).

En fin, concierto para olvidar, y sus principales secuelas las pudieron sufrir al día siguiente mis compañeras de clase, mis amigüitas (sí, amigÜitas) Fatima y Sabina, con las cuales tenía que hacer un trabajo más coñazo que un torneo de lavarse las manos. Estaba espesito espesito, y no aporté nada. Por la noche me dijeron de salir, ellas dos, LorexD y también me lo dijo Erin. Y realmente lo necesitaba para despejarme, pero mis ganas estaban en números rojos. Fui al bar a ver ganar al Sevilla, y resignado ya a quedarme en casa, la noche dio un giro inesperado y no sé muy bien cómo, acabé en la inaguración del Zen, un local que tenía buena pinta, donde bailaban salsa y tenías barra libre. Al final me lo pasé hasta bien con Fatimilla, Sabinilla y sus coleguillas. Hay que decir que 3 de las coleguillas eran rubias (no de pelo, ya sabéis), y me pidieron que las guiase hasta los bermejales (en la otra punta de Sevilla).

Como mi visión espacial (ésta de derribar cualquier edificio salvo mi destino, y trazar una linea recta hasta él) no la comprende el 80% de las personas que me pregunta, y las rubias no iban a estar en ese 20% restante, éso lo sabemos todos, pues decidí que me siguieran con el coche, que yo las guiaba hasta la palmera pa que ellas rematasen la faena tirando to palante. Pues nada, que las chavalitas por “seguirme” entienden ir a 20km por hora, no cambiarse de carril cuando yo me cambio y si me ven que giro a la izquierda, ellas siguen para delante. Al final me harté cuando se pararon en un semáforo que se acababa de volver ámbar justo cuando yo pasé por debajo… Así que ahí se quedaron, y yo a dormir, que era tarde.

Por la mañana ensayo, sin pena ni gloria. Por la tarde a continuar haciendo el trabajo, el cual por fin hemos terminado, luego a casa a ver el Atlético-Zaragoza, y tras preguntarme varias veces el por qué Luís García y Sergio García no están en la selección, me he hecho la cena y me he venido a contaros todo este ladrillo.

Ahora me voy a descansar, que ya toca.

  1. #1 por Mer el 21 octubre, 2007 - 23:52

    Desde que Marco Polo se fue de Erasmus
    XXXXXXXDDDDDDDDDDDDDD
    XXXXXXXDDDDDDDDDDDDDD
    XXXXXXXDDDDDDDDDDDDDD
    XXXXXXXDDDDDDDDDDDDDD

    No sé si es la hora o mi cerebro….pero joder, me ha encantado
    (y el caso es que la primera vez que lo he leído pensé en Marco el del pueblo italiano y su mono Amelio)

  2. #2 por ktulu el 22 octubre, 2007 - 13:47

    xDD malegro de que te gusten mis símiles xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: