Anfitrión

Ayer mi amiga Cristina me presentó a un grupito de americanas, compañeras de clase que hasta diciembre estarán en Sevilla. Estuvimos en el festival de las naciones viendo lo mismo que vemos todos los años (me atrevería a decir que lo mismo de todas las estaciones, incluso que todos los meses… es raro pasar por el parque de Maria Luisa y no encontrarte con la ya cansina feria).

Las chicas americanas eran muy simpáticas, y en concreto hice buenas migas con Erin. Nunca antes había hablado con un americano en mi idioma, y me han parecido muy curiosas mucha cosas. Por ejemplo, cuando te pregunta por algo y tú le contestas, ella te dice “verdad!?”, y como que pega muy poco. Claro, imagino que le enseñaron que la traducción de “really” es “verdad”, y yo, acostumbrado a otros sinónimos como “sí?” o “en serio?”, pues me quedé un poco pillado. 

También, que para ellos el verbo “play” sólo es jugar. Cuando le pregunté si sabía música, Erin me dijo que ella “juega” la guitarra, y eso también me hizo mucha gracia, aunque le corregí y no lo volvió a hacer, que aprenden rápido. Y se nota, porque la verdad es que hablan muy bien. Si no saben una palabra la deducen, aunque no sea muy correcta, como por ejemplo, la persona que está al volante de un coche, para ella es un “conducidor”, que aunque no se diga realmente así, la entiendes. Y eso me fascina, que saben hacerse entender, y yo creo que yo no sabría. Son también capaces de enterarse de conversaciones entre nosotros, con nuestro cacho de acento, nuestra velocidad brutal largando frases en milésimas de segundo, nuestras expresiones coloquiales…

Parece que valoran mucho que nuestros edificios sean más bien pequeños, que tengamos tantos árboles y parques, que vayamos a casi todos lados andando, que de noche aún se vean las estrellas en el cielo… Y yo también lo valoro. A ver cuánto nos dura, que cada vez Sevilla pierde más señas de idenatidad (de eso hablaré más adelante).

Esta noche me llevan a bailar salsa, aunque se supone que yo debo ser el que haga de anfitrión y las lleve a sitios, se ve que allí las que llevan los pantalones son ellas… Y por cierto, gran quebradero de cabeza a la hora de mandarles un mensaje al móvil. Sé que ponga lo que ponga (menos “en la granja de mi tía, ia ia o” o cosas así que tan divertido sería enviarles pero que aún no haré) entre todas acabarán descifrando el sms y entendiéndolo, pero aun así tengo que utilizar parte de mi astucia (no… toda mi astucia…) en que el mensaje sea claro, conciso y libre de faltas de ortografía que lleven a error. En preguntar a qué hora y dónde se ha quedado me he llevado 10 minutos y entre 120 y 140 caracteres.

Y es curioso porque me acaba de contestar y en vez de reirse con el internacional “XD” usa “hahaha”, lo cual me ha hecho mucha más gracia.

  1. #1 por Mer el 8 octubre, 2007 - 10:41

    hahaha? XXXDD es curioso lo de los edificios, las inglesas del año pasado se extrañaban de los edificios tan altos, de tantos bloques de casas…
    Madre, lo que hay que verte es bailar salsa…

  2. #2 por xemirra el 10 octubre, 2007 - 12:38

    Tíralas viaje a todas, ke son inexpertas y tu conoces el terreno! jajaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: