Educación para la ciudadanía, Capítulo 1

No pretendo hablar de esa nueva asignatura que se han sacado de la manga los que mandan, aunque debido a mi ocupación, podría estarme día y medio hablando de ello, que tan de moda se ha puesto, que tanto está dando que hablar en mi facultad (y algo que editoriales como Santillana llevan varios años incluyendo como anexo al final de cada tema de forma exitosa en sus libros de texto y no se le ha dado más importancia). Podría decir que es una asignatura que pretende ser transversal metiéndose en ámbitos que no le compiten, y que pretende transmitir una serie de ideas imponiendo en vez de educando. Pero bueno, tampoco voy a decir mucho más que éste pequeño resumencillo de lo que pienso de esa asignatura tan maravillosa que nos han encasquetado. Y una vez que sabéis ya mi opinión acerca de éso, voy a hablaros de otro tipo de educación para la ciudadanía, ésta algo más práctica, al menos para mí que la sufro… y es que visto lo visto hoy por ejemplo, es necesario que todos sepamos.

Capítulo 1: Nociones básicas de qué hacer cuando llueve y pasas por una acera estrecha.

Hoy ha dado la casualidad de que es lunes, lectivo, y además lluvioso. La gente saca sus paraguas del paragüero y se dispone a salir a la calle. Siempre, vivas donde vivas y vayas a donde vayas te vas a encontrar con una acera estrecha y gente que te viene de frente con su enorme paraguas (porque ai Murphy que no pasas ni una!! ninguno que se cruce contigo lleva un paraguas pequeñito). Es ley de vida, como caerse de la bici o que se te queme una pizza en el horno, todo el mundo tiene que pasar por eso al menos una vez en su vida. Pues ahora bien, yo os digo: Si la ocasión lo require: levantar el paraguas MOLA. Enserio, está guay, no está penado por la ley, se puede hacer, de verdad, yo lo hice el otro día y es la caña! Dicho ésto, vamos al lío.

· Si la persona que viene de frente es más alta que tú, aunque sea una tía y esté tan buena como para pagarle una pensión vitalicia… Anda, agacha el paraguas y deja que ella lo levante. Por muy enano que te sientas, no pretendas levantarlo tú, porque no te verán menos enano, sólo más mendruguero. Y no le mires las jamonas, cuidao a ver si te despistas y la vas a desgraciar con las varillas de tu paraguas, y además de enano te va a llamar otras cosas.

· Si la persona que viene de frente es más bajita que tú, ahora sí, levanta bien alto tu paraguas, que todos te vean que eres el rey de la calle… Pero échate un poco para el lado, que su paraguas gotea, te va a mojar todo el cogote, y eso jode más que un peo mal tirao, sobre todo si te creías de verdad eso de ser el rey de la calle.

· Si la persona que te viene de frente es de tu estatura, por la ley que estoy estableciendo en este mismo momento, el que antes lo levante es el que lo deja levantado. Hombre, siempre nos queda el diálogo, le puedes decir al tío “mira tío, mi religión me prohibe pasar por debajo de paraguas mojados si éstos son transportados por un ente vivo”, o también vale el clásico “ya sé que lo has levantado tú antes, pero es que por lo visto si levantas el paraguas más de 2 veces seguidas en la misma calle y dices delante de un escaparate “amena amena amena” viene un papá Noel verde y te quita la cobertura. Pero no te preocupes, yo lo levanto que soy un pringao y nunca me llama nadie”. O si las cosas fallan la única solución que queda es que lo echéis a piedra papel o tijera, al mejor de tres. Lo que nunca podéis hacer es levantarlo los dos, o agacharlo los dos. ¿Por qué? porque si lo levantáis, en la lucha, los paraguas se agitarán encarnizadamente y os mojaréis hasta los pelillos de la sobaca, y como vimos antes, eso no mola. Y si los dos los bajáis, en el 37% de los casos, el paraguas resbalará sobre la superficie del otro y os sacaréis un ojo con las varillas, y recordad que por ahora sólo tenéis tres, y sólo dos de ellos son socialmente funcionales.

Ahora que sabéis ésto, me siento mucho más tranquilo.

  1. #1 por Mer el 1 octubre, 2007 - 20:52

    XXD

    Y yo que me dedico a apartar la bici de los peatones para no salpicarle el agua de los charcos, a la vez que levanto los pies de los pedales para no mojarme yo…pero sí, tienes razón, falta un poco de sentido común y educación. La educación no es caprichosa, es de lógica convivencial

  2. #2 por Nicolás Cuervo González el 3 octubre, 2007 - 10:40

    Y yo que pensaba que en Sevilla no llovía… 😀 😀 Es todo culpa de la mitología.

    Un saludo allende los mares, que hace ilusión ver que otro lee lo que tú escribes.

  3. #3 por LaPesadaDeSiempre:P el 3 octubre, 2007 - 12:29

    Yo sigo diciendo, que jode más cuando tú vas sin paraguas, y los que llevan el paraguas se meten por los soportales con él abierto. Me cago en su madre cada vez que tengo que ir por el agua. Deben de pensar no sé, que se mojan menos. Y no se te ocurra intentar ir por donde ellos, que aunque estés a cubierto, acabarás más mojado que si vas por la lluvia u.U

  4. #4 por Marta el 4 octubre, 2007 - 16:33

    ¡¡Jaja, Ktulu, locooo…!! que casi REVIENTO de la risa… Graaaan observación 🙂

  5. #5 por Rafa el 5 octubre, 2007 - 08:29

    Me ha encantado, eso sí que es educación para la ciudadanía. Espero con impaciencia un capítulo sobre transportes públicos.

  1. Y el cielo se abrió « qué lástima…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: