Archivos para 31 octubre 2007

Helloween!! digooo… Halloween…

Nunca me sale decir hAlloween… Bueno, normal, cuando empecé en esto del heavy tampoco me salía expontáneo decir hElloween, pero ahora para mí es que no hay otra palabra medianamente relevante que se le parezca, la verdad.

¿Qué es halloween? Realmente, el halloween que ha llegado a España en nuestros días es algo así como “el día del amor” que se inventan los grandes almacenes de Springfield, en el mejor capítulo que he visto de la mejor serie de animación de la historia.

Usease, aunque no es un invento total, como si lo fuera, porque es una readaptación absoluta (a la que yo no le encuentro sentido por ningún lado) de ya no se sabe bien qué. Porque la verdad, que la gente se disfrace de vampiro, de obreros del metro, de duffman, o de agentes de policía cachondas, y salga a la calle a hacer el gamba, poco o nada tiene que ver con el fin de año en la Europa prerromana. Los pueblos celtas encendían hogueras en la noche para que sus antepasados difuntos se guiasen en la oscuridad hasta sus casas, pues esta noche se abría la puerta que separa el mundo de los vivos y el de los muertos. Y aquí en vez de hogueras para reunirnos con nuestros antepasados, usamos disfraces horteras para que la gente nos mire como la pintamos.

Que lo hagan los anglosajones me parece normal. Ellos han seguido siempre la tradición, la han visto evolucionar con el paso de los siglos, las culturas, la llegada de la Iglesia (y con ella la fiesta cristiana de la víspera del día de Todos los Santos, All Hallows’ Eve) hasta que la antigua tradición ha acabado convirtiéndose en algo más lúdico que espiritual, con chucherías, niños corriendo por las calles, historias de fantasmas y calabazas iluminadas… Pero bueno, como digo, ellos han vivido todos esos cambios y ahí siguen. A nosotros es que no nos toca ni de lejos. Es más, lo que “nosotros” hacemos para “celebrar” halloween, ni es halloween ni es ná. No tiene absolutamente nada que ver, ya no con la tradición celta, sino ni siquiera con lo que hacen al otro lado del charco. Nosotros sólo nos hemos quedado con lo superficial y lo comercial: el logotipo de la calabaza feliz (sólo el logotipo, a ver quién pone la calabaza de 7 kilos en la puerta de casa), y la norma de que hay que salir disfrazado (para que se note que la estamos pintando) imitando la moda de las pelis americanas. Y es que en la (in)cultura del botellón, esto de halloween nos viene que ni pintado como excusa para irnos de fiesta una vez más.

¿Te vas a disfrazar? ¿Que no00oo00oOOo0O??? ¿Y eso?????? Por lo menos te irás de botellona ¿no?…

Pues sí, ya van 3 personas que me han dicho lo mismo hoy… aissss… Pues nada, vosotros con halloween, que yo me quedo con Helloween

y de regalo… otros 2 temazos del ahora penúltimo disco.

7 comentarios

Ser niño

Cada vez que vuelvo de darle clases a Nana, me encuentro el parque de debajo de mi casa plagao de niños. Mientras lo cruzo, me quedo flipao mirando cómo los niños intentan huir de sus cuidadores, hasta que ven la sombra cada vez más cerca, la respiración de la madre en la nuca del chavalito, y se dan cuenta de que tienen unas piernas diminutas y que nunca escaparán. Es entonces cuando se dan la vuelta y gritan mientras siguen corriendo pero sin moverse del sitio.

Me encanta también cuando están jugando al fútbol… 37 chavalitos, y van TODOS detrás del balón. Bueno, todos no, que el portero está muy concentrado sin moverse de su portería, deseando que le tiren a puerta. No para hacerse una palomita, sino para coger el balón, dar dos botes y pegarle un bimbazo palante, cuanto más fuerte, lejos y alto, mejor. La dirección del mismo es lo de menos, sólo rezas para que vuelvan a tirarte pronto, que el mono de pegar bimbazos palante que tiene un portero es muy muy duro (fite si lo será que pa eso no hay centros de desintoxicación… fite…). Recuerdo que los más listillos se te acercaban cuando cogías el balón y te decían que se lo pasases. ¡Ja! que te la pique un pollo, que yo no te la paso ni harto bollycaos.

Que por cierto, es curioso eso de los dos botes. Todos los niños lo tomábamos como ley que va a misa, aunque yo creo que más bien era una leyenda urbana, lo típico de algún chavalito que murió por no dar los dos botes, y con el paso de los siglos acabó convirtiéndose en norma no escrita: Si el portero cogía la pelota y daba dos botes, tenías que alejarte obligatoriamente. Si no los daba, le podías pegar una paliza, prenderle fuego, llamar a los rumanos para partirle las piernas allí en medio… aaaahhhhhh, que como no ha dao dos boteees… (léase con entonación de “ahh, se siente…”).

Aquellos partidos eran históricos, sobre todo cuando marcabas gol. Daba igual que fuera de rebote (que con tanta gente todos los goles eran de rebote), o que lo hubieras metido con la mano. No hay árbitro, y aunque lo hubiera no se atrevería a pitarla porque nos lo comemos vivo (y lo que sobre no se tira, para la cena, que diría mi madre). Esos partidos eran mitiquísimos… Llegabas to flipao a casa a contarle a tu padre el golazo que habías metido, que te habías ido de 5, que le habías roto la cintura a 14, que los a los otros 400 niños les habías mandao a por pipas, y que el portero había volado, pero tu tiro iba tan ajustado a la escuadra que por poco y se queda atascado entre el larguero y el poste… Beckenbauer estaría orgulloso de tenerte como hijo, y Cruyff lloraría de pena abrazadito a Dennis Bergkamp, lamentándose de que no fueras holandés, porque contigo solito la naranja mecánica fundiría a cualquiera. Tu padre te mira, se ríe mientras intenta imaginarse el churro de gol que habrás metido en realidad, y tu te sientes un verdadero crack. ¿¿¿Michael Schumacher??? ¡¡El príncipe de Asturias de los deportes te corresponde a tí!! Qué injusticia…

Qué tiempos… Pues los revivo todas las tardes, pa que veáis la suerte que tengo.

5 comentarios

Días malos

Hoy ha sido uno de esos días en los que te levantas con el pie torcido. No tienes ideas, todo lo ves nublado, la frescura se transforma en un calor agobiante por la nuca…

Estos días en realidad no dejan huella. Los pasas y no vuelves a tener otro así hasta dentro de 7 meses, pero en el momento te queman y te joden como el palo de un churrero entre nalga y nalga.

Y te preguntas ¿Realmente hay motivo para sentirse así? No, la verdad es que todo lo que me ha pasado hoy me debería resbalar, como siempre. Pero hoy se ve que estoy en modo esponjita, y en vez de resbalarme el aguacero, me calan las pequeñas gotitas. No es nada importante, imagino que mañana se me habrá pasado todo y volveré a ser el chaval que se ríe cuando se meten con él, el que ve siempre el vaso rebosante y no sólo medio lleno, el Ktulu de toda la vida.

2 comentarios

Seguimos…

…Con las novedades.

Encontré el pueblo. Bueno, realmente fui a Mairena y desde allí me guiaron. Mientras íbamos en el coche, Clara y More hablaban conmigo sobre cómo será el sitio… “Es la fiesta de cumpleaños de un chaval de tu facultad, en una casa de Gines”. Y vaya, que More y yo nos imaginamos exactamente lo mismo: típica fiesta americana, con un grupillo tocando al lao de la piscina, con un montón de adolescentes metiéndose cuello, que posteriormente se tiran a la piscina y se siguen metiendo cuello… Pues algo parecido, pero a lo español.

Era en la típica calle ancha con casitas bajas a los lados… Pues en una de ellas, una parcelita típica, con su verjita típica, unas plantitas típicas separadoras de parcelas típicas, que no se podaban desde que Marco Polo se fue de Erasmus. Cruzabas la mencionada verjita de metal, con las plantas éstas al lado, subías unas escaleritas de piedra (también muy típicas) y entrabas en la casa, que realmente parecía diseñada por el mismo que hizo Resident Evil. Igual. Cruzabas un pequeño recibidor y entrabas en una especie de patio, delimitado por un muro a la derecha, y por la casa a la izquierda. El patio era más largo que un domingo sin fútbol, y al fondo del todo, subiendo unas escaleras te encontrabas con el escenario improvisado. Igual que había imaginado, al lado de una piscina (pero a lo español, la piscina a la mitad y con el agua verde, y los adolescentes ya creciditos haciendo botellona). Allí había unas 30 personas, de las cuales me sonaba la cara del cumpleañero, pero ya está.

La situación era bastante rara. No pegaba nada un concierto allí… Pero bueno, lo peor estaba por llegar, y fue que mi pedalera parecía que estaba pariendo cangrejos. Unos ruidos al poner distorsiones… Toqueteé unos 15 minutos, a ver si era cosa de la ganancia, de la puerta de ruido, del delay, de las pastillas… Sólo me faltó mirar si era de la pizza que me había comio al medio día, y eso no era porque comí paella. Pero nada, que no di con la tecla, así que la cosa estaba clara: o toco en limpio, o  sus jodéis con el ruido insufrible.

Empecé en limpio apiadándome de aquellos pobres inocentes, pero al ver que aquello era lo más lamentable de la historia desde que Kiske dijo por undécima vez que dejaba el heavy, opté por tocar con distorsión flojito… Pero nada, un desastre. Recortamos canciones del repertorio para no prolongar la agonía, porque para pintarla un poco más sólo nos faltaba resbalarnos y caernos cómicamente a la pis…cina (eso no ocurrió, gracias a Dios).

En fin, concierto para olvidar, y sus principales secuelas las pudieron sufrir al día siguiente mis compañeras de clase, mis amigüitas (sí, amigÜitas) Fatima y Sabina, con las cuales tenía que hacer un trabajo más coñazo que un torneo de lavarse las manos. Estaba espesito espesito, y no aporté nada. Por la noche me dijeron de salir, ellas dos, LorexD y también me lo dijo Erin. Y realmente lo necesitaba para despejarme, pero mis ganas estaban en números rojos. Fui al bar a ver ganar al Sevilla, y resignado ya a quedarme en casa, la noche dio un giro inesperado y no sé muy bien cómo, acabé en la inaguración del Zen, un local que tenía buena pinta, donde bailaban salsa y tenías barra libre. Al final me lo pasé hasta bien con Fatimilla, Sabinilla y sus coleguillas. Hay que decir que 3 de las coleguillas eran rubias (no de pelo, ya sabéis), y me pidieron que las guiase hasta los bermejales (en la otra punta de Sevilla).

Como mi visión espacial (ésta de derribar cualquier edificio salvo mi destino, y trazar una linea recta hasta él) no la comprende el 80% de las personas que me pregunta, y las rubias no iban a estar en ese 20% restante, éso lo sabemos todos, pues decidí que me siguieran con el coche, que yo las guiaba hasta la palmera pa que ellas rematasen la faena tirando to palante. Pues nada, que las chavalitas por “seguirme” entienden ir a 20km por hora, no cambiarse de carril cuando yo me cambio y si me ven que giro a la izquierda, ellas siguen para delante. Al final me harté cuando se pararon en un semáforo que se acababa de volver ámbar justo cuando yo pasé por debajo… Así que ahí se quedaron, y yo a dormir, que era tarde.

Por la mañana ensayo, sin pena ni gloria. Por la tarde a continuar haciendo el trabajo, el cual por fin hemos terminado, luego a casa a ver el Atlético-Zaragoza, y tras preguntarme varias veces el por qué Luís García y Sergio García no están en la selección, me he hecho la cena y me he venido a contaros todo este ladrillo.

Ahora me voy a descansar, que ya toca.

2 comentarios

Más de lo mismo, de novedades

Como mis días últimamente son más moviditos que la compresa de una coja, os voy a seguir poniendo al día.

Esta noche Ars Nova volvemos a dar un concierto. Me he enterado hace unas horas, por eso no he dicho nada a ningún fan (XD) porque además es en Gines, un pueblecito cercano… O no tanto. No hemos ensayado desde el último día, en el cual nos pusimos a modificar canciones y no recuerdo en qué quedó la cosa, así que el concierto de esta noche puede ser esperpéntico. No importa, da exactamente igual lo que pase hoy, pues esta tarde he cumplido mi sueño (uno de ellos). He ido a hacerme la foto de la orla. Evidentemente ése no era mi sueño, mi sueño era la compañía que tenía.

Tengo una asignatura bastante perrilla, en la cual el profesor, aunque es muy majo, se debe pensar que no tenemos más asignaturas que la suya. Y es que yo puedo decir hoy, que académicamente vivo por y para su asignatura. No hay más. Mejor dicho: no hay tiempo para más. Debería haberme leído ya dos libros de otras 2 asignaturas, así como los 5 primeros temas de modificación de conducta, que el condicionamiento operante empieza a tomar un rumbo desconcertante, y esa asignatura sí que es bonita y útil.

Más cosas. Vuelve el fútbol a mi vida. El rayo amena pasó a la historia (ahora le dedicaré un post para él solito) y ahora, una escisión de él comenzamos una nueva andadura, de nuevo en tercera. Tendré que desempolvar los guantes, la caja de lentillas, y preparar los algodones y el betadine. Y hablando de fútbol, vuelve Chevantón a tener ficha con el Sevilla. Y yo que me alegro, porque pese a estar negado con el gol, es un jugador que me gusta mucho, y estoy seguro de que va a despuntar este año.

Sigo con las clases de Nana, la cual cada vez la veo mejor. Los números enteros ya casi los domina. Para quien no recuerde cómo era eso, que me lo resuelva ya:  – [(-3)(5-12)-7]+6+(-5)-(-27) :3    y no me creeré que una niña de 11 años lo sepa hacer y vosotros no. Lo que peor lleva es la geografía. Tengo que decir en su favor que se pasan mucho con ellos, mandándoles estudiarse decenas de pueblos de todas las provincias de España, así como accidentes geográficos que yo no había oído en mi vida, como el lago Ladoga, la península de Kola o las islas Orkneys. Yo me estoy culturizando como nunca. 

Me voy a dejar miles de pequeños detallitos en el tintero, pero debo ir pensando en afinar la guitarra para salir de casa en breve. Así que para ir acabando, os contaré qué escucho últimamente. El último de Helloween está muy bien, muy en la onda del Keeper III. El tema “Kill it” me mola bastante. El último de Nightwish es una verdadera obra maestra, no hay más que hablar de él.El último de Serenity, words untold & dreams unlived también está genial. Progresivo en su justa medida, con unos arreglos bastante chulos, pero tranquis, sin caer en la grandilocuencia de Blind Guardian, Rhapsody of Fire o Nightwish. Es difícil destacar una canción… pero diré Reduced to nothingness, por decir alguna, porque todos son temazos. Y bueno, El disco Section X, de Beyond Twilight (el único que no es nuevo, sino de 2005, porque todos los que he dicho son de 2007), que ese llevo más tiempo con él pero no me canso, es genial.

Ah, y Livin’ on a prayer, de Bon Jovi también la estoy escuchando últimamente mucho, así que aquí os la dejo también, que hace tiempo que no pongo videos 😛

4 comentarios

Más novedades

Por poner un poco al día de lo que viene siendo mi vida, vamos a decir que  me han pasado muchas cosas últimamente. No he tenido respiro casi para nada, no he tenido tiempo de sentarme y dejar pasar el rato, ni siquiera para tirarme 5 minutos más en la cocina rebañando el plato de canelones… ¡Yo! El chaval que más tiempo habrá perdido en la historia del planeta (y que si fuera por él, seguiría haciéndolo…).

Pues sí, no tengo tiempo para hacer más de lo que hago… Y aquí estoy ahora, en estos primeros 20 minutos muertos que tengo hoy, esperando desde que acabé de comer hasta que tiraré para casa de Nana a ayudarle con los números enteros, las oraciones subordinadas y todas esas cosas que de pequeño tanto me agobiaban, y ahora que las comprendo me encantan.

Hblando de lo que es mi vida reciente pero pasada, estuve en el festival de las naciones unas 3 o 4 veces en 1 semana. En realidad nunca me había parado a comer allí, pero en mi última visita cayeron degustaciones argentinas, francesas y griegas. Me encantó la carne argentina, primero la que pedí y me comí con la boca, y segundo la de la chavala que me atendió, que me la comí con los ojos. Me he gastado todo lo que había ahorrado, que tampoco era mucho, pero ha sido lo suficiente para que esté a día 16, con sólo 3€ en la cartera, viviendo como puedo hasta el día 1. El racionamiento nunca fue tan traumático, pasando a diario por el kiosko de al lado de la facultad, cada mañana oliendo las tostaditas de jamón de los barecillos de por allí al lado… Que normalmente no les echo cuenta porque tengo cosas mejores que hacer, y además como normalmente llevo mi calderilla encima, no me suele llamar la atención. Pero ahora que sé que no tengo dinero para caprichitos es cuando me entran las ganas. Osea que cuando puedo, no quiero; y cuando no puedo, entonces sí quiero… Miles de años de evolución del ser humano para ésto…

Y esto de la escasez económica me obliga a plantearme muchas cosas, pero básicamente lo que más hago es lamentarme de mi pena tan grande. Quiero hacerle una puesta a punto a mis dos guitarras, comprarme una funda buena para una de ellas (que hasta hoy están compratiendo la única que tengo), comprarme un soporte de pared para una de ellas (que también sólo tengo uno, se van turnando, pero hay peleas, de celos y demás… ya sabéis, cuando cuelgo a una la otra se queja… son como mis dos niñas), y por último quiero mandar construirme una guitarra a medida. Éso último parece caro pero no lo es tanto, por menos de 600€ tengo mi guitarra soñada. Pero claro, son 600€ que no tengo ni tendré hasta dentro de bastante…

Pero ahí no acaba la cosa. Necesito cambiar de móvil, lo cual es fácil y barato con la competencia entre operadores. También cambiar de guantes de portero y de botas de fútbol. Ésto último es más caro, porque estamos en plena operación nueva temporada y, o encuentras gangas del año pasado que nadie quiso, o te jodes y te dejas los dineros en algo que no vale lo que cuesta.

Además de eso, quiero invitar a comer a mi primo y comprarles a mis padres sendos regalos de cumpleaños, lo que unido a que empieza la liga de fútbol, hay que pagar la inscripción y equipaciones, y que el viaje de fin de curso hay que cogerlo antes de noviembre (con el consecuente adelanto de una parte del total), he llegado a la conclusión de que voy a tener que prostituirme para conseguir los objetivos. ¿Quién dijo eso de que el fin justifica los medios? fuera quien fuese, se me está quedando un semblante muy maquiavélico (como diría Homer antes de coger un sexteto cervecil).

Cambiando radicalmente de tercio, hablando primero con mi primo Álvaro, y luego con mi padre (para contrastar la información de mi primo), me he dado cuenta (más si cabe) de que si le diera a Almodóvar un guión basado en mi familia, haría 2 cosas: 1. dejaría paulatinamente de respirar, 2. lógicamente acabaría muriendo por falta de oxígeno debido a que dejó de respirar paulatinamente leyendo el guión que le dí sobre mi familia. Dicho ésto os podéis imaginar lo tremendamente normal que es mi familia. Y dicho ésto otro, seguro que por mucho que imaginéis o malimaginéis, nunca llegaríais a acercaros siquiera…  

2 comentarios

Hipocresía

Hace poco, en uno de los foros que suelo leer (participar activamente ya es otra cosa) hablaron sobre la hipocresía, lo poco que soportan a los hipócritas, lo malas personas que les parecen, etc. Pero entre tanta crítica me quedé con 2 opiniones que reflejan exactamente lo que pienso, y por eso me voy a limitar a citar lo que leí y ponerle un gran”+1″

KeyserSoze dijo:

“Mmm. Pero creo que la hipocresia es algo muy difícil de … cuantificar. Es decir, aparte de los extremos de una sinceridad absoluta y siempre hiriente, y por el otro lado una hipocresía extrema, todos nos movemos en un grado de hipocresía relativo. Y claro cuando es de grados todo es opinable,

Imaginad que un amigo os enseña su nuevo coche que os parece una horterada. Si se lo decís probablemente heriréis su sensibilidad, con lo cual no decirselo, es una actitud que puede entenderse. Por otro lado un tercer amigo os pregunta que os ha parecido, y le decís la verdad. Y es un ejemplo claro de hipocresia, pero a la vez es un comportamiento que me parece razonable.

La cuestión está moverse en el difícil equilibrio entre la sinceridad hiriente y la hipocresia pueril, máxime cuando cada uno tiene puesto el punto de equilibrio en un nivel.

Pq todos somos un poco hipócritas. Y quien lo niegue, es un hipócrita.

NoZo dijo:

Yo me considero una persona hipócrita y no tengo ningún reparo en reconocerlo. Basícamente porque me ciño a lo que ha dicho Keyser: Pq todos somos un poco hipócritas. Y quien lo niegue, es un hipócrita.

Siempre me ha parecido super molón contestar a “¿Qué es lo que no soportas?”, con que lo que menos soportas es la hipocresía. Es como la respuesta estrella y con la que mejor quedas.

El ejemplo de Keyser tal vez me parecería más claro si en vez de ser un coche nuevo que se compra nuestro amigo, es una poesía que ha compuesto, que nos parece horrenda. Y lo creo porque comprarse un coche u otro es cuestión de gustos, pero componer un poema es algo que viene desde dentro, y como que duele más que te lo critiquen. Si le dices que no te gusta, que te parece insustancial, vanal, típico… es probable que duela. Tampoco es cuestión de que le digas que es preciosa… Entre el extremo Doctor House y el otro extremo niña pija prototípica, soy más de moverme por el centro (como en casi todo, que la prudencia es una virtud que se alcanza en el punto medio, y de mayor quiero ser prudente o Trunks). Así que soy partidario de, cuando se necesitan, usar las verdades a medias, es decir, si me parece horrenda diría algo así como “ei tio, pues parece que está currada. Aun así hay cosas que yo cambiaría, pero como a ti te guste”.

Pues ahí queda. Y sí, claro que soy hipócrita.

8 comentarios