Fútbol

Hay que ver la cantidad de cosas que se aprenden jugando al fútbol, viendo fútbol, hablando de fútbol… En geografía sobre todo.

Recuerdo cuando cierta alumna me preguntó en clase “a ver profe, si sabes tanto dime dónde está Paterna”. Está claro, el Valencia C.F. entrena en Paterna, por tanto Paterna está en Valencia. Vale, por lo visto tenemos otro Paterna más cerquita, en Huelva, pero coñe, yo también llevaba razón.

¿Y las Repúblicas socialistas que integraban la ex Yugoslavia? si no llega a ser por Mijatovic, Montenegro seguiría siendo simplemente una palabra eróticamente graciosa para los adolescentes. Y Croacia la conocemos básicamente gracias al grandísimo Davor Suker y a que dío la sorpresa quedando 3ª clasificada en el mundial de Francia…

El viejo Chamartín de San Sebastián, Montjuic en Barcelona, nuestra propia bombonera de Nervión (¡que además de un barrio también es un río norteño! ese era el primero que se te quedaba cuando había examen en el colegio)… Oye que cuando vas por una ciudad extraña ya tienes para orientarte.

Oye, y de medicina también se aprenden cosas… La famosa triada de Ronaldo… el ligamento cruzado anterior, tan puñetero, que le preguntas a tu madre y te dice que eso está en el cerebro, detrás del miocardio… pero tú sabes que no, que está en la rodilla. O la tibia y el peroné, aquello que Manuel Pablo se sujetaba a duras penas mientras tú mirabas la tele acojonao… Y cuántos músculos y su localización te sabes, de roturas fibrilares claro, que si en el vasto anterior, en el bíceps femoral… Y algo muy importante y práctico: ¡También aprendías cómo curar un balonazo en los huevos!…

Luego jugando aprendes física (yo almenos aprendía) calculando trayectorias de pases en profundidad, el tiempo que tarda un cuerpo de 65kg en saltar y volver al suelo (típico tiro lejano que cuando eres un chavalito saltas 3 horas antes de que el balón siquiera se acerque a la portería, y cuando ya has caído y estás en el suelo es cuando el balón te pasa por encima, que tú, chavalito chico y sin experiencia, te lamentas porque incluso si hubieras saltado una segunda vez la hubieras cogido… xD).

Aprendes que si quieres que el balón vaya alto tienes que darle por la parte del balón que está más cerca del suelo, y que si lo que quieres es que el tiro vaya raso debes echar el cuerpo hacia delante… O que cuánta más superficie de contacto hay, mayor es la precisión (por eso los pases cortos son con el interior, dándole con el signo nike que se le diría a los niños), o la existencia de la inercia, de ahí que se coja carrerilla si quieres tirar fuerte… 

También se aprende economía. Además de la monetaria en la que Lendoiro y Del Nido son unos cracks y Ramón Calderón no tiene ni idea, aprendes la economía del movimiento: si quieres lanzar fuerte no le des ni con el signo nike del interior (el que mira a tu otro pie), ni con el del exterior (el que mira pa la calle), sino mejor dale con los cordones, que al no tener que girar el pie, pues eso que te ahorras e inviertes en fuerza para tu tiro.

Se aprenden también lecciones válidas para la vida real, como el “no esperar a que el balón venga, sino ir a por el balón” ya sea para que no se te adelanten cuando vas a recibir un pase o para rematar bien de cabeza. En la primera, si esperas a que el balón te llegue, seguro que hay alguien más impaciente, o decidido… que ha ido a por el balón y se lo lleva él. Y al rematar de cabeza, si le das tú al balón pues no duele, pero si es el balón el que te da a ti, te hace pupita, palabrita que es verdad… Así que de aquí sacamos que no seas flojo, que vayas a por lo que quieres, que como lo dejes pasar o esperes a que venga solito a tus pies se te adelantan fijo… Y que los problemas o los afrontas tú o te dan en la cocorota y te hacen pupita y lloras… Demostrado.

También se aprenden estrategias, defensivas y ofensivas… que básicamente y resumidas todas en un único mandamiento, lo que te vienen a decir es que te socialices porque tú sólo eres un mierda aunque te apellides Narváez, Simeone o Bakero (le dijeron “vente vestido de vaquero”, y el tío apareció con la camiseta del barça del número 5… xD vale, chiste malo, sigamos), que si juegas en equipo todo es más fácil. Así que menos individualismos y más equipo.

Ah, y también he aprendido hoy viendo jugar al Real Madrid 2 cosas:

1. Si le quieres marcar un gol a Casillas en un mano a mano, tírale por su derecha o por arriba, que tiene un deje natural no corregido hacia s lado derecho abajo.

2. El Sevilla gana la supercopa de España

Anuncios
  1. #1 por Luisfer el 1 agosto, 2007 - 07:40

    Gracias al fútbol he aprendido que existe Surinam o Ghana, que hay ciudades europeas como Leverkusen, Dortmund, Lens, Eindhoven, Trondheim, Zagreb, Split… Puedo decir el típico nombre croata (Nenad) y un apellido holandés (Van der Vaart).
    Sí, el fútbol da cultura.

  2. #2 por Marta el 1 agosto, 2007 - 19:16

    Ktulu ¡¡qué craaack!! Este post es MUY GRANDEEEE.
    (El fútbol enseña muchas cosas, sííí menos pronunciación: aún estoy tratando de aprender a decir Monchengladbach, el Borussia pero no el de Dortmund sino el otro, vamos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: