Novedades

Hacía ya unos días que no escribía, y he decidido venir a poner un poco al día a la gente.

Para empezar, mi madre se fue unos días al pueblo, y aprovechamos mi padre y yo para dar una manita de pintura al salón y hacer alguna otra chapucilla. Esperamos a que mi madre se fuera porque ella no quería ni que nos pusiéramos a pintar, porque es mucha paliza para mi padre, porque no hay ganas de dejarse los dineros contratando pintores, y porque (éste es el fundamental) mi madre odia hacer cambios.

Mi padre y yo esperábamos, primero acabar antes de que ella llegase, pero se adelantó su llegada… Y esperábamos también que no notase diferencia de color, pero ciertamente la hay… Y la notó. Y el salón a medio pintar…

La charlita que nos llevamos de mi madre fue curiosa. No quería ver el salón así (imagínate llegar y verte una pared mitad amarillita vainilla clarita y la otra naranja, con los churretones y otras pistas que indican que el último brochetazo que recibió la pared realmente no fue concebido para ser el último…), tampoco quería que acabásemos de pintar… y tampoco quería que vinieran pintores a clavarnos (como si mi casa fuera el monte de los olivos…).

Así que lo que realmente mi madre quería era complicado. Es lo que queremos todos cuando llega un examen y no hemos estudiado: que baje santa Catalina con un maletín de cuero con 25 millones de € y un coche con el depósito lleno a la salida de la facultad, sin polis ni prensa…

 

Bueno, tal vez algunos estudiantes además de eso quieran que la santa les haga el examen, pero se notaría que es letra de tía…

Me he ido por las ramas, pero vaya, que el mensaje es claro: mi madre quería que el espíritu santo bajase con su séquito de pintores y acabasen el salón mientras ella flipa con su novela.

La solución fue esperar a que se durmiera y pegarnos el tute mi padre y yo a las tantas de la madrugada… Y al final aún ha quedado una parte sin pintar porque no podíamos mover un mueble sin despertar a mi madre y a los vecinos… Los problemillas del directo. Así que bueno, un cacho sin pintar… no es tan descarao como media pared, pero así se va a quedar porque ya estoy hasta los membretes, y mi padre pa mi que también. Total, tampoco pasa nada por tener el salón a 2 colores (3 contando con que el techo es blanco).

Y para cambiar de historia una recomendación: no es metáis canciones de los mojinos escozíos en el mp3. Enserio qué mal se pasa por la calle escuchando “En un cortijo grande el que es tonto se muere de hambre

Esa sensación de verte caminando por la calle, con la gente mirando cómo te descojonas… es un poco… Yo qué sé, que no me gusta porque encima te entra más risa… es como cuando lo prohibido te pone morcillón. Pues igual.

Pues nada, ya sabéis un poquito más de mí en estos días. Mu poquito pero algo es algo, ¿no? gentuza

  1. #1 por Carlos el 25 mayo, 2007 - 12:07

    Jajajajajajajaja, a mí también me ha pasao eso de ir escojonándome por la calle escuchando a los mojinos, pero me la suda tio, es una sensación única, ver que tú eres capaz de partirte el culo en mitad de la calle sin ningún complejo y ver cómo la gente te mira raro, envidia!! eso es lo que hay, mucha envidia xDDDDD

  2. #2 por Mer el 26 mayo, 2007 - 19:30

    Jajaja, ya entendí entonces lo de la pared, qué bueno, podrías haber llamado, formo parte de un equipo profesional de pintar, experiencia en piscinas (pero el suelo del fondo da igual, nadie lo pisa, y se llena de agua y no se ve) y casas de los Pajaritos (¡cerrad la puerta, que no vea la señora que se está cayendo el techo!) XDDD en verdad si os da el mono de pintar avisad que os demos trabajo

    En cuanto a reírse por la calle…eso es genial, jajaja. Además hay cosas mucho peores (no volveré a llevar al centro a los niños de Torreblanca, no volveré a llevar al centro a los niños de Torreblanca, no volveré a llevar al centro a los niños de Torreblanca…)

  3. #3 por ktulu el 26 mayo, 2007 - 19:41

    jajaja habría que verte con los niños…
    lo chungo de descojonarte es cuando pasas al lado de un tullidito… o lo que me pasó a mi, una pareja de la policía registrando a 4 canis… y yo pasando por el lao con “la imperesedera leyenda der barman” sonando por el mp3… XDDD vaya miradas de tensión me echaron los 6… y yo meándome… en fin, es dura la vida del fan de los mojinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: