Me he desvelado

Una de esas veces en las que aunque sean las 4 de la mañana y tengas intención de acostarte desde la 1, eres incapaz de meterte en el sobre… Y no es un único motivo. Es un cúmulo, una nebulosa de motivos. Pero el que más coraje me ha dado es quizá el que al final más me consuele.

¿Alguna vez has regalado algo muy importante para tí a alguien que creías que en ese momento se lo merecía? O a lo mejor no que se lo mereciera, sino que tú querías regalárselo para demostrale con ello que confiabas en esa persona, que la querías, que la echabas de menos, que pensabas en ella o simplemente que era tan importante como para confiarle ese valioso presente.

Y a lo mejor alguna vez te has arrepentido al cabo del tiempo. A mi alguna vez me ha pasado eso de decir “mierda, soy capullo, ¿para qué se lo regalo si a ella le daba igual que se lo diera y a mi casi casi que también?”. Pero eso eran regalitos chicos, casi sin transcendencia, pensados en caliente y que no había dejado madurar (o que a lo mejor habían madurado formando parte de un plan, que al final falla, y al caerse el plan ya el regalo no tiene sentido, no sé si me explico…).

Pero éste en cuestión fue un regalo muy importante para mí, y lo pensé mucho, le dí muchas vueltas y al final me decidí. Y nunca me había arrepentido. Dicen que un famoso poeta romántico se suicidó tras ver cómo su amada le devolvía sus cartas. Yo por suerte no soy tan moña y tan capullo como para suicidarme por ello, pero sí es verdad que es para coger a la mujer y darle una buena zotaina, o almenos una galleta a mano abierta.

Pues algo así me ha pasado, que tras tanto tiempo me comunican que mi más valioso regalo va a ser devuelto porque (y cito textualmente) no se le augura un buen final…

Y yo me pregunto: ¿Tan difícil es conservar un regalo? si estuviéramos hablando de una cabeza de gorila conservada en un bidón de metacrilato, o una estatua de paté tamaño natural de Michael Jordan… pues lo entiendo, ¿Pero un peluche?…

Pero como ya digo, si no le augura un buen final me alegro de que me sea devuelto, que al menos yo le aseguro una estancia en la tierra al menos tan larga como la mía (la estancia).

  1. #1 por Marta el 27 abril, 2007 - 10:38

    Buenas, acabo de llegar por estos lares; en realidad, ni sé cómo, para variar, como me suele ocurrir cuando trasteo de blog en blog…
    Espero que no te importe que me pasee por el tuyo de tanto en tanto; me ha gustado.

  2. #2 por ktulu el 27 abril, 2007 - 12:27

    al revés, será un placer : )

  3. #3 por Carlos el 28 abril, 2007 - 14:47

    Juas, larga es… larga es…

    Pues nada, mejor que te lo den a que lo tiren.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: