Me gustas

Cuantas veces habré pensado en cómo decír esa frase…

Casi siempre tu comportamiento te delata antes de que digas nada, y las palabras sobran como Eva Hache en el club de la comedia. Pero necesitas decirlo, algo dentro de tí te dice que se lo tienes que decir, porque… “y si…”. Aunque ya te digo, realmente no hace falta porque ella ya lo sabe, y si no ha hecho nada te puedes ir olvidando porque no quiere nada contigo (porque como te he dicho, lo sabe, y si quisiera ya te lo habría hecho saber)

Pero la mayoría de las veces no tienes ni idea de que ella lo sepa. Te piensas que no se te nota tanto, que en verdad pasas bastante de ella, que no se cosca cuando te quedas 5 minutos mirándola embobado, hasta que repara en tu presencia y tu vector mirada cambia su trayectoria.

Pero aún así piensas que no lo sabe y necesitas decírselo como sea. Y lo que más te echa para atrás no es la vergüenza que vayas a pasar en ese momento, lo ridículo de la situación, o la posibilidad de peerte justo cuando dices “oye que me prffff…” (que es una posibilidad que está ahí), sino por lo que ocurrirá unas horas más tarde, tu comportamiento delante suya después de ello, su comportamiento tras la confesión… Porque aunque parece lógico que lo que queremos es que las cosas cambien a mejor, lo que en el fondo queremos es que las cosas no cambien a peor. Y por desgracia es eso lo que suele pasar.

A muy pocas tías con las que te lleves realmente de arte si les dices: “illa que me gustas tela…” te seguiran dando abracitos,  caricias furtivas, o miraditas de complicidad. A no ser que se dé uno de éstos 3 casos: como es lógico, que tú le gustes; que la chavala sea excesivamente cabrona incluso para ser mujer; o que la chavala sea realmente especial y valore lo que tiene, usease: tu amistad y no esté dispuesta a perderla por el hipotético caso de que el enamorado le ponga en situaciones violentas.

En fin, que si la tía no se interesa en tí, en el 60% de los casos ella se aleja un poco “para que no sufras”. En el 20% desaparece, para evitar situaciones incómodas. En el 15% sigue igual o incluso peor para que babees por ella, que como es mujer disfruta con ello. Y sólo en el 5 porciento de los casos la tía sigue igual.

¿Y por qué pongo ésto? pues porque tengo suerte (o al menos no tengo mala suerte)

  1. #1 por Carlos el 24 abril, 2007 - 01:46

    Más suerte que un quebrao el tío! xDDD

  2. #2 por ktulu el 24 abril, 2007 - 12:40

    ein??????? jajajajaja Solrac y sus símils xD

  3. #3 por Carlos el 24 abril, 2007 - 12:46

    Dicen que los quebraos tienen suerte, amos, los que están herniaos y eso xDDD

  4. #4 por Mer el 24 abril, 2007 - 18:36

    Um, hay que lanzarse (luego yo no lo hago escudándome en batacazos pasados)
    Si la tía es una persona que merezca la pena como tal, o cambian las cosas a mejor o no cambian, y si cambian a peor es sólo por un tiempo, que también es lógico un tiempo de cierta incomodidad.
    Mi mejor amigo actual se lanzó una, dos y tres veces, y el cambio a mejor ha acabado siendo una pedazo de amistad.

  5. #5 por LorexD el 24 abril, 2007 - 20:11

    Hombre, si tan seguro estas de que te interesa esa persona, y que de verdad querrias algo con ella… pues lo suyo es lanzarse. Amos que en general estoy de acuerdo con Mer JAJA. Pero vamos, que como el futuro nunca se sabe… vete tu a saber como acaban las cosas. Voy a hacer gala de mi optimismo en este tema: al final el batacazo te lo vas a pegar iwal, tarde o temprano xDDDD

  1. Cómo cambian las cosas « qué lástima…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: