Felicidad

Digamos que aunque no soy feliz, porque eso de ser feliz está fuera del alcance mío y de la gran mayoría de nosotros, estoy en lo que sería el buen camino. Aunque tranquilos, no olvido lo que ya decían Saratoga: “oscura el alma del mortal, que sufre y no hace nada más…”

Pero la verdad es que llevo unos días en los que estoy bastante contentillo. Parece que uno va volviendo a sentir esa chispilla que tanta falta le hacía. Tengo objetivos a corto y medio plazo, estoy descubriendo que esta vez no me he equivocado al elegir mi camino, y estoy comprobando que a veces para conseguir ciertas cosas basta con confiar en uno mismo.

No es felicidad pero al menos le veo sentido a todo esto.

Edito: bien, parece que es hablar y sube el pan… o bueno, no sube porque si no el pan estaría por las nubes… y es que yo hablo debajo del agua y esque yo hablo por los codos, y es que yo hablo cuando voy solo y si estoy acompañao el que esté conmigo se harta, se cansa, saburre y me dise: a ver si te pudreee, etc, que dirían los mojinos. Y es que ha sido escribir ésto y tener bronca con mi hermano y con mi madre. Y mi padre porque no está, que si no seguro que también… por hacer un pleno, 3 de 3.

Pero vamos, que a parte de que mi hermano sea un adolescente cuya prioridad es que de aquí a dos años las pajas se las hagan, y que mi madre sea una persona que se cree que aún vive durmiendo en una habitación con 3 hermanos y un miniarmario, sigo pensando que no me va mal… A ver si mañana confirmo o desmiento.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: