Aceitunas in the sky

Como dijo aquel sabio del manicomio: lo prometido es deuda, por eso soy moroso. Y fue precisamente eso, el ser moroso lo que le llevó a él primero a realizar un pequeño inventario, y luego más tarde a mi a recuperarlo, plagiárselo, meterle 2 pataitas en el culo (que era to blanditoooo ^^) y luego publicar aquí mi tesis monologal. Porque dije que haría un monólogo sin mucho sentido sobre las aceitunas. Y si no lo dije lo pensé, lo escribí en mi espacio hace tiempo y aquí os lo pongo.

Y digo que el hecho de que fuera moroso fue el inesperado inicio, ya que el cobrador del frac que le seguía cada mañana a desayunar se puso malito con cagalera y mandaron a otro de trabajos temporales a sustituirlo. Y el sustituto era un primo de un chaval que trabajaba en el polvillo, cuyo compañero conocía a la vecina de la hermana del dueño de la frutería, que el día anterior había estado comprando con su tía en casa de la cuñada de ésta y le presentaron a uno que trabaja para el lipasam, que dice que un día oyó cómo su hijo hablaba con un amigo de que la madre de éste vio una aceituna repartiendo publicidad del mediamarkt.

Y ustedes pensaréis que eso es mentira, si todos saben que las aceitunas viven en sus cortijitos, con sus esclavos y sus piscifactorías de anchoas y tal… pero qué va. También hay aceitunas que desean ganarse la vida honradamente lejos de los lujos y los privilegios de antaño.Y entonces yo me pregunto: ¿de donde viene este cambio en la sociedad aceitunil? ¿qué ha pasado con los viejos estereotípos de “aceituna emprendedora busca acompañante para fiestas de lujo. pago bien. se ruega discreción”? ¿porqué hablo de gilipolleces? etc etc.Pues para entender todo esto tenemos que remontarnos a la edad de piedra. Allí las primeras aceitunas se juntaron en clanes, como el clan “la española”, “aceitunas de mesa manolito”, “aceitunas cordobesas s.a.”, “dios bendiga esta aceituna”, “con anchoas o sin ellas yo me lo como todo”, el clan “McGregor” o el “cu clux clan”, que era el más divertido de todos, con hogueritas en la playa, bautismos de fuego, apaleamiento de aceitunas negras y demás.

Por aquel entonces ya se practicaban la prostitución y el trueque, en plan “tú me das una anchoa y yo te relleno el culo con mi aceituno”. Y es que las aceitunas tenían sus organos sexuales bien desarrollados y se petaban unas a otras hasta que una de ellas inventó el hueso. Fue algo así como la invención del fuego o de la rueda pero a lo cabrón, pues ahora se les cerró el mojino como perras y encima si se caían les dolía y tal… Antes sin hueso eran como de goma, y como estaban tol día dándole al temita pues tampoco se caían demasiado, tu sabes… Pero ahora ya con hueso tuvieron que empezar a practicar otras actividades, empezaron a fumar, hacian botellonas… y eso no molaba, se echaban a perder desde jovencitas, luego sus hijos salían canis y se preguntaban porqué. Sus hijas se pintaban el rabillo del ojo hasta la nuca… y la culpa es de los padres que las vestían como zorras.

Y vaya, que el país de la aceituna estaba totalmente descontrolado. Había matanzas, derramamientos de aceite por doquier… Ahí necesitaban elecciones rápidamente. Eso era un caos que empezaba a afectar al sector agrario de la aceituna, ya que los proletarios se levantaron en armas, los campesinos hacían huelgas en las eras, no había quien plantase los tomates y los pimientos para hacer ensaladas… Y la gente se desesperaba, no paraba de peerse y aquello olía que tiraba patrás.Pero por suerte salió elegido uno de alcalde, una aceituna grande y gorda con una pata de palo y un parche en el ojo a lo pirata malo que a su mujer (la primera dama aceituna de la historia) le ponía brutísima en el lecho. Pues este tio se puso las pilas, creó el sistema de alcantarillado pa cuando se iban por la pata abajo, los envases al vacío, instauró un plan municipal de cultura y tal…

Entonces digamos que llegamos al momento de la historia en el que la aceituna bajó del arbol (del aceituno, no del olivo, el olivo no se inventaría hasta 7 años más tarde) pero los muy capullos en vez de irse a la playa se metieron en las cuevas de altamira y demás. ¿Y allí qué hacían? ¿Jincar? No, ya lo expliqué antes, se les había acabado el chollo, así que como no podían chuscar pues a hacer pintura rupestre. Pintaban primero lechuguitas y cestas de navidad, luego siguieron sus impulsos con comics porno/gore donde a las aceitunas jovencitas y guarrillas les quitaban el hueso en una aceitosa ceremonia y luego les daban por su recién creado ano y demás… Desagradable, vaya; y luego ya pasaron a lo que eran los quiz shows. Y el que triunfó como los chichos fue el concurso de diseño de botellas de aceite, donde por primera vez se crearon las garrafas de 5 litros, las botellas de a litro y medio, y luego hasta un botellín para bares y tabernas de 20cl.

Fue entonces cuando, viendo que tenían diseños de botellas de aceite, tenían fábricas, empresas explotadoras en Sudamérica, India y Almería, tenían hasta contactos con hiberdrola y unión fenosa (así como participaciones en el banco pastor y en la caixa, donde todos tenían su tarjeta jóven)… Pues decidieron crear el santo tribunal de la inquisición aceitunera para producir el aceite, que era lo único que les faltaba. Claro, allí ya sabían que el aceite salía de sus culos… y los inquisidores se empezaron a desfasar, hubo penetraciones forzadas, supositorios, racismos, a la aceitunas negras se las mandó a la piedra espachurradota por su condición inferior, luego siguieron las verdecitas porque no ganaban títulos continentales, hubo acusaciones en plan “esta aceituna es una hereje, es una bruja, es una guarra que se mete anchoas por el culo…” ¿Sí? pues a la piedra. Y así empezó a producirse el aceite salido del culo de todas ellas y poco a poco, muerte tras muerte (por diarrea, claro) de aceitunas inocentes llegamos a nuestros días.

Hoy, estudiar a la aceituna es estudiar a uno de los mayores productores y consumidores de cocaina del mundo. Todas las aceitunas que quedaron tras la gran crisis de la bolsa de aceite eran ricas e influyentes. Y pronto empezaron a saltarse la ley y a quedar con Maradona. Algunos los metir¡eron en el truyo, empezaron a juntarse con la rarra de la sociedad, se hicieron tatuajes de “amor de aceituna”… y pronto fueron saliendo hijos ilegítimos, que nadie quería hacerse cargo de ellos y fueron abandonados en latas de conserva y otros lugares deprimentes. Y así es como esas aceitunas bastardas quisieron hacerse un hueco en la sociedad, y por eso las vemos hoy regando nuestros jardines, cuidando a nuestros niños o amamantando a perritos de la calle u otros usuarios que pagan precios módicos por sus servicios. Pero todo esto fue un duro revés para sus antepasados, que observaban con sus huesos desde el vertedero todo lo que ocurría.Y claro, yo no sé lo que ocurrirá en el futuro, pero creo que los huesos se unificarán bajo una bandera (creo que la de koipe), se levantarán en armas y nos atacarán sin tregua ni perdón. Nosotros al verlos, al principio les meteremos patadas, nuestros perros los chuparán, las más guarrillas se los introducirán en… y creeremos que todo habrá acabado… pero entonces ellos se unirán a Fidel Castro, comprarán armas nucleares a Irán, pactarán con el paiS vasco y cataluña y finalmente se autoinmolarán con aceitunas bomba que estayarán en nuestras pizzas y ensaladas.

Tened cuidado, el fin está cerca…

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: