¿Qué se hace en fin de año?

Antes de nada, Feliz año 2007 (… y vete).

Supongo que la mayoría se iría a alguna fiestecilla post-uvas. Sé que muchos habéis pagado entre 5.000 y 15.000 pesetas (en pesetas como que duele más, ¿no?) por una fiesta que seguro que estuvo muy bien, pero dudo yo que os lo pasáseis mejor que nosotros anoche en casa de Ignacio. ¿Y quién es Ignacio? pues eso mismo me pregunté yo anoche. Pues Ignacio es un amigo de Luisfer que vive junto al río, en el paseo Colón, y donó su casa a la causa de celebrar el año nuevo. Su casa me daba un poquito de yuyu, la verdad. Me recordaba al típico hostal/pensión, con su mirilla a lo “aquí no hay quien viva”, bastante oscuridad, con un pasillo laaargo sin decoración, habitaciones grandes a los lados del pasillo, y gente tela de friki. Realmente los más frikis eran los 2 personajes esos, de unos 40 tacos, uno americano y otro francés, que eran artistas, o uno artista y otro su crítico personal o vete tú a saber qué. El caso es que habían traido una colección formada por un huevo de cuadros basados en un monotema: ovnis. Que yo pensaba: “como les de a los marcianos por venir a invadirnos, a los primeros que se llevan es a los GammaRay y después a estos 2 prendas” Los colocaron estratégicamente por el “salón” (entre comillas porque en realidad lo único de salón que tenía es que era una sala grande) de forma que aquello parecía el hangar 18 del área 51 transformado en galería de arte muy abstracto. A lury le habría gustado, eso seguro… ovnis de colores con distintos fondos, extraterrestres planos hechos allí mismo en un mural donde pegaban fotos de Lady Diana en colorines al más puro estilo Warhol, y derramaban un poquito de güisqui (viva España) para darle un toque más fiestero, por si aún no lo tenía.

Empecé el año un poco rayado y creo, a juzgar por las caras y los comentarios de los presentes, que no fui el único. El genio francés (porque era un genio, si no ¿qué hacía allí?) se puso a contarme que me había visto por la calle no sé donde y que era muy buen fisionomista, que me había reconocido y que élk se quedaba con las caras de la gente, que a lo mejor veía una botella de cocacola y para él pasaba sin llamar la atención, pero que yo no (sí, me acojoné porque era un francés al que creo que le iban los colinos). Todo eso es lo que supuestamente me dijo (o lo que yo entendí al menos) mientras me ponía caritas muy raritas, gesticulaba cual mudito en celo y hablaba en esa mezcla de español y francés (no era catalán pero casi). El resto de los que presenciaban la conversación no entendieron ni papa, sólo se miraban unos a otros esperando el momento de poder empezar a descojonarse. Un personaje de los grandes, vaya.

Me llevé una alegría al ver a varias caras conocidas. Además de la ya sabida presencia de Quique, Raúl, Gustavo, Mercedes y Víctor (al que de algo conocía pero no sabía de qué), se dejaron caer por allí Jaime, Alicia, Belén, Luis e Inma, a los cuales hacía tiempo que no veía.

La fiesta en sí fue lo que supongo que todos habréis tenido en vuestras respectivas fiestas: Una casa, con sus botellas de cocacola, de fanta, sus aceitunitas, su fuet, sus canapés, sus papatuelas, sus botellas variadas del mejor alcohol por lo que vi (una buena pasta se debieron gastar en eso), al cual podías acceder por 12 € (si no ibas a beber alcohol eran 6€, cosa que me vino muy bien), y sus 15-20 personas que hacían de la estancia un lugar más agradable que cualquier discoteca o fiesta organizada en la que me hubiera metido.

Hubo momentos de cachondeo, de risas descontroladas, de arte también descontrolado y algo arbitrario por lo que pudimos ver, hubo apuestas, bailes folclóricos franceses, y hasta una jam session (que Ignacio tenía metida en su casa una batería y una guitarra eléctrica… pues estaba claro…), aunque al final de la noche Luisfer, no sabemos cómo, se cargó una de las baquetas por el mismo dibujo de las vetas de la madera y en 3 cachos. La perfección no deja de hacer mella en Luisfer (alias Uri Geller).

Y nada, a las 7:30 de la mañana decidimos ir a Virgen de los Reyes a por un chocolate con churros, que me sentó de bien… Además daba gloria ver a Luisfer y a Gustavo comerse esos churros XD.

Pues eso amigos, que no es que quiera hacer boicot a esas macrofiestas en discotecas porque cada cual hace con su dinero lo que le da la gana… Pero vaya, que a mi no me duele tanto el bolsillo habiendo pagado 8€ por beber toda la noche lo que me ha dao la gana (sin tener que esperar que me atiendan camareras cortitas), y por tomarme un buen chocolatito con churros rodeado de buenos amigos y compañeros ^^.

Un abrazo.

Anuncios
  1. #1 por Luisfer el 1 enero, 2007 - 17:48

    Me alegro de que te lo hayas pasado tan bien.
    Me alegro de que hayas venido.
    Me alegro de que cumplamos otro año más de amistad.

  2. #2 por Mer el 2 enero, 2007 - 14:05

    Sí, buena descripción la de la fiesta, XD (desde el momento en que pisoteé las patatas que se cayeron del cuadro y el americano me jaleó al grito de: “¡bien, bien! ¡arte interactivo!”…)
    Me alegro de que aparte de vernos por los pasillos de la facultad también coincidamos por ahí (aunque sea porque una vez al año no hace daño XD) Feliz año, dedicaré ahora el rato a leer tu blog, que hasta la fiesta no supe quien estaba detrás de Ktulu y claro, eso le quitaba interés.
    Un beso

  3. #3 por manu el 10 diciembre, 2007 - 20:29

    yo creo que el año nuevo es para selebrar una victoria.
    LIC.- RU

  1. ¿Cómo me fue en fin de año? « Esperanza y Constancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: